Dirección de Salud de Azuay decomisó trago adulterado


CUENCA.- En tres parroquias rurales de Cuenca, desde el fin de semana pasado, se reportaron ocho  muertes por el supuesto consumo de alcohol sin registro sanitario.

Tres de las víctimas pertenecientes a una misma familia, oriunda de Victoria del Portete, fueron velados la mañana del lunes en su domicilio, donde presuntamente se expendía licor.

A José Alberto Saquipay Déleg y su esposa María Deifilia Saquipay Pulla, sus familiares los encontraron muertos la mañana del domingo en su vivienda; en el transcurso del día mientras se les practicaba la necropsia, falleció Manuel Jesús Saquipay Saquipay, hijo de los occisos.

Este último era velado en su hogar, junto a sus padres, sin antes efectuarle la autopsia. Hoy, aproximadamente a las 13:00 el cuerpo de Saquipay Saquipay fue retirado de la vivienda por personal de la Policía Judicial y trasladado a la morgue del hospital Vicente Corral Moscoso, donde se encontraban familiares y vecinos de María Petrona Deleg, originaria del mismo sector y que se presume también murió por consumir "trago de punta".

Aurelio Zhagui, esposo de Déleg, relató que la mañana del pasado sábado, adquirió junto a su cónyugue, medio litro del alcohol en una de las tiendas de la zona por el valor de 1,30 dólares.

Según Zhagui, el licor se consumió durante la jornada de trabajo, pero los malestares se presentaron al día siguiente en su esposa, quien falleció horas después.

Otras muertes se resgistraron el pasado sábado en la parroquia Octavio Cordero Palacios, donde fallecieron Luis Antonio Nacipucha de aproximadamente 75 años y su sobrino Freddy Buestán de 44 años.

A decir de Ramiro Vásquez, familiar de los occisos, estos consumían alcohol de manera frecuente, de manera particular en los últimos 15 días y la noche del viernes habrían ingerido licor adquirido en una tienda del sector.

En Punta Corral, perteneciente a la parroquia Turi; José Miguel Ayabaca falleció la madrugada de este lunes, aparentemente por intoxicación alcohólica.

Los resultados de las autopsias de las ocho víctimas, practicados hasta ayer, determinarán si las muertes se dieron por la ingesta de alcohol metílico.

Informes extraoficiales indicaron que en la parroquia Baños, en la comunidad de San José de Mina, habría sucedido otro deceso por el consumo de "alcohol de contrabando", sin embargo, las autoridades no confirman el hecho.