4 muertes a causa de la violencia

Cuatro muertes violentas se registraron ayer en las provincias de Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Esmeraldas y Pichincha.

Una bala perdida terminó con la vida de Pascual Prudente Plúas, de 52 años.

La víctima, según su hijo, Jonathan Prudente, estaba sentada afuera de su casa cuando un disparo le impactó en la cabeza. El hecho ocurrió a las 20:00 del pasado lunes, pero falleció el miércoles en el hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), a donde fue llevada por sus familiares.

Prudente contó que dos sujetos que perseguían a un tercero protagonizaron una balacera en el bloque I de la coop. El Fortín, en el noroeste de Guayaquil, donde habitaba su progenitor.

“Mi mamá lo encontró y solo le decía que no se quería morir por mi hermana menor”, recordó Jonathan. Otra persona, cuya identidad se desconoce, habría resultado herida.

Amarrado en el maletero de guarda equipaje de su vehículo fue encontrado el cadáver del taxista Santiago Alberto Cedeño Mera, de 34 años, en la ciudad de Santo Domingo.

La víctima, que salió de su casa la madrugada del jueves a realizar una carrera, es el segundo taxista que en menos de tres días muere de forma violenta en esta ciudad.

La madrugada del martes, en el puente de la cooperativa Río Verde, se encontró a Patricio Carrera, de 25 años, asesinado de una puñalada en el pecho. En cambio, la madrugada de ayer, Santiago Alberto Cedeño, socio de la cooperativa Revolución Ciudadana, recibió 14 puñaladas y su cuerpo fue encontrado en la vía al Poste.

Mercedes García, esposa de Cedeño, dijo que su cónyuge salió a la medianoche por una carrera y no regresó más, “yo lo llamaba, le dejaba mensajes y nunca me contestó”.

En la provincia de Esmeraldas, Douglas Genaro Varas Mora, de 46 años, fue asesinado y su cadáver abandonado a un costado de la vía Esmeraldas- Viche, en el recinto Tahigüe, parroquia Chinca.

Nadie sabe qué ocurrió ni las causas por las cuales asesinaron a este ciudadano que presentaba cerca de 20 impactos de perdigones dispersos en la espalda, en la nuca y en los hombros, lo que le causó la muerte.

Sus asesinos habrían utilizado una escopeta calibre 16 para cometer el crimen.

Se conoció que Varas salió la mañana del martes de su vivienda en el recinto en Tahigüe, y lo vieron acompañado de una persona con quien se dirigió a una finca en la parroquia Chinca, para cortar balsa.

En la ciudad de Quito, Jorge Marcelo González, de 35 años, murió la madrugada de ayer en el interior de una casa ubicada en la calle Certariz, en el barrio La Colmena, centro-sur de la ciudad, luego de que un individuo conocido como Jimmy lo apuñalara durante una pelea.

Según versiones dadas a la Policía, González falleció de inmediato por la puñalada en el corazón que le asestó un individuo que pretendió ingresar a la casa de la víctima.

“Estábamos conversando y tomando. Alguien salió y quedó abierta la puerta, ahí ingresó un hombre y se dio una pelea de la que resultó muerto González”, dijo uno de los testigos.