Farmacéuticas realizan observaciones a subasta

Una de las compras más grandes de fármacos que organizará el sector público, y que supone una adquisición por $ 1.500 millones, genera inquietud en las farmacéuticas nacionales.

Este proceso involucra la adquisición de medicamentos durante dos años para el Ministerio de Salud, IESS, Issfa (Seguridad social de las Fuerzas Armadas) e Isspol (Seguridad social de la Policía).

En el proceso, que se manejará como subasta inversa corporativa podrán participar además firmas extranjeras, que podrán ganar si ofrecen un precio 38% más bajo que el local.

Renato Carló, presidente de la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Ecuatorianos, señaló que una de las preocupaciones del sector es que esta vez la subasta no tendrá una primera ronda solo para las industrias nacionales, como sucedió en la subasta institucional realizada por el IESS en febrero del 2009.

Mónica Real, asesora jurídica del Instituto Nacional de Compras Públicas (Incop), indicó que este procedimiento varió, pues la compra no es de una sola institución y requirió un cambio de metodología.

Agregó que en coordinación con el Ministerio de Industrias y Productividad se colocó un margen preferencial para beneficiar a las empresas locales.

Para el gobierno, requerir un 38% de precio más bajo a las empresas extranjeras, es un estímulo para las nacionales porque invierten en materia prima, mano de obra y bienes de producción.

Otra de las inquietudes de los farmacéuticos es que de ganar algún contrato deberán realizar una inversión en logística. Eso debido a que las zonas de entrega están en todo el país y han aumentado en relación a contratos anteriores.

Jorge Torbay, director comercial de laboratorios Tofis, explicó que no hay reglas claras sobre cómo se deben entregar los medicamentos. Por ello, mientras en algunos centros de salud se acepta enviar los productos y papeles por servicios de entrega, otros esperan que la empresa envíe personal para verificar la llegada del material. Estos valores, según los empresarios, significarían costos más altos para las compañías.

La forma de pago es otra de las observaciones que preocupa a los empresarios. Según los lineamientos establecidos, las entidades contratantes deben pedir y pagar el 15% del total de medicamentos pautados y luego deben solicitar de acuerdo a su rotación en bodega.

615
Ítems constan en la lista de medicamentos que se pretende comprar con la subasta.