Tres de cada diez mayores de 60 años se sienten desamparados en Ecuador

EFE
QUITO.- Tres de cada diez personas mayores de 60 años en Ecuador se sienten desamparadas frecuentemente, y un 38% piensa que su vida esta vacía, según una encuesta presentada hoy por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos del Ecuador (INEC).

El estudio "Salud, bienestar y envejecimiento" arroja que en Ecuador hay casi 1'230.000 adultos mayores.

Un 53,4 % de ellos son mujeres, con una esperanza de vida de 78 años frente a los 72 años de vida del hombre, según datos de 2009, momento en que se realizó la encuesta, cuya ficha técnica no se hizo pública.

En cuanto al estado anímico y satisfacción en mayores de 60 años, a pesar de que el 81 % dice estar satisfecho con su vida, el 18 % asegura no sentirse "en buen estado anímico" y casi el 46 % de los encuestados vive "preocupado porque algo malo le va a suceder".

El número de mayores que vive solo es del 11 %, mientras que el resto vive acompañado. En la mitad de los casos, por su hijo.

"La salud física es apenas una parte de esta situación que en términos de salud tiene un adulto mayor. Un adulto mayor tiene muchísimas dependencias sobre su situación anímica, sobre su estado de ánimo, la compañía, el aburrimiento o el tipo de expectativas que puedan trazarse como ser humano", afirmó a los medios de prensa el director del INEC, Byron Villacís.

La sensación de desamparo afecta sobretodo a las mujeres de la sierra que viven solas, mientras que los hombres costeños que viven acompañados se declaran los más satisfechos con su vida.

Siete de cada diez mayores solicitaron atención médica en los últimos cuatro meses, un 38 % de ellos en centros públicos.

Las enfermedades que más aquejan a los mayores de 60 años son, tantos en varones como en mujeres, los problemas de corazón y la diabetes.

Sin embargo, la osteoporosis es la dolencia más común en las mujeres con un 19,5 %.

Cuatro de cada diez mayores de 60 años no trabajan y mayoritariamente su nivel de educación es el nivel primario.

En su mayoría no ejercen por problemas de salud, en un 49 %, por jubilación por edad, en un 23 %, o porque su familia no quiere que trabaje, en un 8 %.

"En gran parte de los casos son personas que se sienten y son perfectamente capaces de realizar trabajos comunes y corrientes, y es allí cuando generalmente empiezan los problemas, cuando no se les deja trabajar", remarcó Villacís.

Referente al nivel económico, siete de cada diez encuestados no son pobres, una cifra "bastante similar a la estructura de pobreza que existe a nivel general", dijo Villacís.