Proveedores desmienten a Gens Sapiens sobre el software hospitalario

Nueve días después de que el presidente Rafael Correa decretara la emergencia sanitaria, el 20 de enero pasado, la consultora Gens Sapiens recomendó al Ministerio de Salud Pública (MSP) la compra del software informático llamado Hosvital, para instalarlo en los hospitales públicos más grandes. El programa le costó al Estado $ 6,7 millones y fue adquirido a la compañía Tecnocesa, creada en el 2008 por el Grupo Cesa.

Gens Sapiens, en su informe, analizó cinco programas diferentes y citó a sus respectivos proveedores: Hosvital, del Grupo Cesa-Digital Ware (Tecnocesa); Klinic, de la compañía española Indra; Isoft, de una española del mismo nombre; y Thinksoft, de la empresa Thinksoft, y Proyecto Ángel, ambas de Argentina.

Este Diario se contactó con esas compañías. La respuesta de tres de ellas fue que nunca presentaron una propuesta al MSP ni a Gens Sapiens.

La intención de adquirir un software hospitalario data del 2010. Uno de los compromisos de la consultora Gens Sapiens, que había sido contratada por el MSP, era, precisamente, entregar un informe sobre la adquisición y desarrollo de software para hospitales. El 11 de enero de este año se declaró la emergencia (lo que permitía la firma de contratos directamente, sin licitación) y el 20 de ese mismo mes, Gens Sapiens recomendó la compra de Hosvital.

Grupo Cesa es costarricense; dedicada a la informática, en el 2008 abrió una compañía en Ecuador con el nombre de Tecnocesa. Digital Ware es colombiana y creó el programa Hosvital. En el 2003 abrió una sucursal en Ecuador.

Gens Sapiens recomendó este software, pues, según su análisis, era superior a los otros. Para llegar a esa conclusión, Gens Sapiens evaluó las características funcionales y técnicas.

En las primeras, concluyó que solo el Grupo Cesa-Hosvital incluía la integración con los sistemas de otras instituciones estatales y que era la única que cumple a satisfacción los requerimientos del nuevo modelo de gestión de salud pública. En la parte técnica, determinó que solo Grupo Cesa tenía la arquitectura tecnológica requerida. El informe de Gens Sapiens dice que utilizó las propuestas entregadas por los proveedores y la información tomada de las páginas web de los sistemas.

Ante la consulta de este Diario, Andrés Papeschi, coordinador de Proyecto Ángel, se mostró sorprendido porque ni el MSP ni Gens Sapiens le contactaron para solicitarle alguna información. Si se tomaron datos del sitio web para hacer el análisis, dijo Papeschi, sería “como mirar un pedacito porque no es la totalidad del software”. En el comparativo de Gens Sapiens se señaló que Proyecto Ángel no está capacitado para manejar módulos financieros y administrativos; mientras que su coordinador indicó que su software sí lo está.

Raquel Podadera, responsable de comunicación de Isoft, indicó, mediante un correo electrónico, que “Isoft no presentó oferta alguna al Ministerio de Salud. No conocemos nada sobre la contratación, razón por la que no podemos emitir ningún comentario”. En una llamada telefónica posterior agregó que tampoco tuvo contacto con Gens Sapiens.

Carlos Carballo, director de Thinksoft, tampoco presentó ninguna propuesta a Gens Sapiens o al MSP. “Nosotros no deberíamos estar en ese cuadro (el comparativo elaborado por Gens Sapiens) porque nunca hicimos una oferta”, manifestó. Contó que a fines de noviembre del 2010, Patricio Ramos Vergara, director de Gens Sapiens, visitó la empresa y se presentó como asesor del ministro de Salud, David Chiriboga, y miembro de la comisión que decidiría qué software adquirir. Sin embargo, según el ministro, Ramos no ha sido funcionario del Ministerio.

En la evaluación financiera y administrativa, Gens Sapiens calificó a Thinksoft con nota negativa. Carballo dijo que su software sí está capacitado para manejar esos módulos y que eso le dijo a Ramos en su visita. Agregó, por ejemplo, que su software funciona a través de internet e intranet, que se puede integrar con terceros, que la historia clínica se puede manejar con la cédula de identidad del paciente, que maneja estándares internacionales y que la empresa brinda el servicio de instalación, configuración y parametrización. Estas características fueron evaluadas por Gens Sapiens como “parcial”, “no” o “no en doc”.

La empresa Indra no contestó a una solicitud de entrevista planteada por este Diario.

Finalmente el MSP contrató a Tecnocesa por $ 6,7 millones, bajo el paraguas de la emergencia sanitaria declarada por Rafael Correa.

Los detalles de ese contrato no se han difundido aún, pese a que es información pública y a que el propio ministro Chiriboga aseguró que lo haría cuando la emergencia termine, lo que sucedió el 9 de julio.

Para el argentino Papeschi, en este caso “el olor a podrido llegó hasta Buenos Aires”. Señaló que el año pasado una compañía argentina, cuyo nombre no quiso revelar, le propuso al MSP el software del Proyecto Ángel y que unos funcionarios de esa cartera de Estado le pidieron que no participe, pues el proceso (una licitación que fue cancelada en el 2010) estaba dirigido. Papeschi aclaró: “Esto lo he tratado con la empresa, no con el Ministerio. Es de oídas. ¿Está claro?”.

Detalles: Versiones
Ministro
Este Diario ha solicitado una entrevista al ministro de Salud, David Chiriboga, para tratar este tema desde el 30 de junio pasado, pero no ha respondido. El lunes pasado, el encargado de prensa, David Troya, indicó que su jefe estaba de viaje.

Tecnocesa
El representante legal de Tecnocesa, Luis Vasco Ortiz, indicó que no puede dar declaraciones a la prensa sin el permiso del MSP.

Consultora
El gerente de Gens Sapiens, Fabián Proaño Navarrete, dio su explicación del caso vía telefónica, pero no autorizó a que sean publicadas.