En agosto, pacientes renales tendrán Clínica de Diálisis

De los mil afiliados que padecen afecciones renales, aproximadamente el 30% podrá ser atendido en la nueva Clínica de Diálisis del hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo, que se prevé inaugurar la primera semana de agosto. Así lo afirmó Agustín Ortiz, director provincial del IESS.

En dos áreas con 50 sillones cama, los pacientes harán tres sesiones por semana, de tres horas cada una.

Para cada sala se adquirieron dos máquinas ósmosis, cada una valorada en $ 35.000, que se encargan de purificar el agua que se usa para limpiar la sangre de los pacientes renales.

En este centro, con 1.600 m² de construcción, no se realizará la diálisis peritoneal ni se atenderá a los pacientes con VIH, porque –según Ortiz– por sus patologías podrían tener complicaciones y necesitan estar cerca de un área de emergencia. Estos afiliados seguirán atendiéndose en el hospital.

La clínica, además, tendrá tres consultorios de nefrología, un área de recuperación para los pacientes que se descompensen y una sala de capacitación preventiva.

Según Ortiz, este centro, que está en el 95% de avance de construcción, será el más grande e importante del Ecuador.

La obra civil se entregará a fines de julio, informó el contratista Juan Carlos Barrera, de la constructora Evolucs. Hasta el jueves pasado aún faltaban la pintura, puertas, áreas verdes, parqueaderos y rampas para discapacitados.

La inversión total es de $ 2 millones. Incluye las máquinas de diálisis, que las adquirió el hospital regional Teodoro Maldonado por subasta inversa.

Estos aparatos junto con los sillones, mobiliario de oficina y plasmas se prevé que sean instalados a fines de julio.

“Los afiliados van a poder estar tranquilos porque en la clínica se atenderá a unos 300 pacientes”, señaló Ortiz, quien explicó que para cubrir la demanda de los restantes 700 se mantendrán los convenios con las clínicas privadas.

Agregó que “había la necesidad de tener nuestro servicio, porque existe la preocupación de que si las clínicas de diálisis privadas se saturan con otros pacientes, los nuestros podrían quedarse sin atención”.

Según el funcionario, el IESS invierte $ 1.500 en cada paciente renal al mes, en las clínicas privadas. Sin este centro, con proyección a cinco años, se hubiesen egresado 16 millones de dólares. Con la clínica solo se desembolsarían 8 millones.

Los primeros meses, la clínica formará parte del hospital Teodoro Maldonado Carbo, pero después se realizará el proceso de independencia, ya que le darán administrativa y jurídicamente vida propia.

Contrataciones

Para la clínica se han contratado 43 profesionales, entre ellos, 5 nefrólogos, enfermeras y personal administrativo.

Atención

Será de 08:00 a 18:00. Habrá servicio de transportación para pacientes que necesiten supervisión médica.

Otro centro

Se prevé construir una nueva Clínica de Diálisis en el norte de la ciudad.