Los desechos de hospital móvil van al del suburbio

La coordinadora del hospital móvil del Ministerio de Salud Pública (MSP), Pilar Álvarez, indicó que el manejo de desechos hospitalarios de esta área lo realiza personal del hospital Abel Gilbert (suburbio), también llamado Guayaquil.

“Todos los días, dos veces vienen y recogen los desechos”, expresó Álvarez, quien es cirujana del hospital Abel Gilbert.

La especialista también explicó que los restos de las operaciones quirúrgicas de menor complejidad, que se efectúan en el hospital móvil, son colocados en una trituradora que tienen en esta unidad, de la que un equipo de este Diario solicitó ver su funcionamiento, pero Álvarez lo negó indicando que estaban ocupados.

Esta unidad médica no cuenta con una lavandería, pues se prevé que el tráiler para ello llegue a finales de este mes.

Hasta el jueves pasado, según Álvarez, se realizaron 47 cirugías de menor complejidad, las que aseveró servirán para descongestionar las más de 1.500 que tiene represadas el hospital Abel Gilbert Pontón.

Aunque este medio consultó a la Dirección Provincial de Salud del Guayas cuántos pacientes ha derivado la unidad móvil al hospital Guayaquil y al Francisco de Ycaza Bustamante, esta dependencia indicó que “no hay una cifra en concreto. Los pacientes que no pueden ser atendidos en el hospital móvil son los que tienen antecedentes de hipertensión, diabetes, obesidad y los mayores de 60 años. A ellos se les da una interconsulta para que sigan un tratamiento y posteriormente, de requerirlo, ser operados”.

Durante sus dos primeras semanas de atención los pacientes que han acudido por atención han lamentado que no hayan todas las especialidades que se prometieron en un principio, entre estas Oftalmología y Traumatología. En la unidad se atiende medicina general, cirugía, general, pediatría, emergencias, rayos X y farmacia.

A finales de esta semana se prevé que este hospital se traslade al kilómetro 8½ de la vía a Daule en los predios del Fuerte Militar Huancavilca.

Sandra Moreno, de 39 años, quien acudió el jueves pasado lamentó que no se le pueda operar una hernia debido a que tiene presión alta.

Flavia Guale, de 60 años, difiere de Moreno señalando que la atención es rápida. “Se han colocado carpas”, expresó la mujer que llegó desde la cooperativa Pancho Jácome.

Según Álvarez, esta unidad rebasó la capacidad de atención para 200 pacientes, que estaba considerada en un principio, pues actualmente a diario en ese hospital se atiende a un promedio de 1.700 personas.