Seis detenidos, armas y uniformes camuflaje en una finca vía a la Costa

Armamento y equipo de camuflaje son lo que agentes de la Unidad del Lucha Contra el Crimen Organizado (ULCO), el Grupo de Intervención y Rescate (GIR) y la Fiscalía decomisaron el martes a seis personas que estaban en una propiedad, ubicada en la vía a la costa.

En el allanamiento fueron detenidos Carlos Mina Godoy, de 30 años; Kelvis Sánchez Cuero, de 27; Carlos Feijó Holmes, de 32; María Morales Jaramillo, de 19; María Castillo Caicedo, de 19; y el ciudadano serbio Letic Zivan, de 42.

María Coloma, fiscal de la Unidad Especializada de Intervención Inmediata del Guayas, informó que el allanamiento se ejecutó porque se tenía la pista de que en la finca se ocultaba el arma con el cual asesinaron al cabo segundo de policía Adolfo Cedeño Avellán, el pasado 4 de junio en la vía Perimetral.

Al momento de allanar la finca, ubicada a la altura del kilómetro 28, los agentes encontraron desde explosivos de uso militar hasta pijamas policiales.

Según el parte de la Policía, en las tres habitaciones y la cocina de la vivienda se encontraron armas de fuego de uso militar, pantalones tipo camuflaje, cascos, municiones, visores nocturnos, piezas de alimentadora de arma de fuego, cartuchos, chalecos antibalas, subametralladora, mascaras de gas y siluetas para practicar tiro al blanco, placa de carros colombianos, pasamontañas, etc.

También se hallaron ocho bloques que en su interior contenían una sustancia blanquecina, pero se descartó que sea alguna droga.

La fiscal ordenó la detención de los individuos por el delito tipificado en los artículos 19 y 31 de la Ley de Importación, Exportación, Comercialización y Fabricación de Armas, Municiones y Explosivos.

Los aprehendidos fueron llevados a la Policía Judicial del Guayas, en donde se comprobó que Carlos Mina tiene tres detenciones anteriores en el 2000, 2001 y 2007 por robo y tenencia de arma.

En la audiencia de formulación de cargos, la mañana de ayer el juez 26º de Garantía Penales, Arturo Lara, ordenó la prisión preventiva para los seis ciudadanos.

Durante la diligencia los detenidos indicaron que estaban descansando en la finca, pero no lograron justificar la procedencia de las armas y la moto marca Honda que estaba en el patio de la casa.

La Fiscalía investiga la vinculación del extranjero con los ecuatorianos, pero se presume que era el encargado de entrenar al grupo que al parecer ejecutaba una serie de delitos, como secuestro express y asesinatos en la vía a Salinas.