Un guardia nacional muerto y 19 heridos en operativo de Gobierno venezolano para recuperar cárceles

EFE-AFP
CARACAS.- Un oficial murió y al menos 19 soldados resultaron heridos en enfrentamientos durante un operativo en el que alrededor de 5.000 efectivos de la Guardia Nacional venezolana tratan de recuperar el control de las cárceles Rodeo I y II, cercanas a Caracas.

La víctima mortal es el primer teniente de la Guardia Nacional Boliviariana Luis José Rincón, de 27 años, informó el vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua.

El viceministro venezolano de Interior, Néstor Reverol, informó que hay un grupo de presos armados que se mantiene renuente a la requisa y se enfrentó a los militares, suscitándose  un intercambio de disparos.

"Se ha resistido una parte de los privados de libertad...se han resistido a bajar (y) nosotros estamos llamando a que depongan su actitud", añadió.

El operativo se produce después de que el pasado domingo 22 personas murieron y 14 resultaron heridas en El Rodeo I, en un enfrentamiento supuestamente de bandas rivales que se disputaban el control del penal.

A la distancia eran visibles las llamas en una de las torres y un carro de bomberos ingresó al penal. Un helicóptero militar sobrevoló el recinto carcelario, mientras seguían escuchándose disparos.

El ministro venezolano de Interior, Tareck El Aissami, declaró a la estatal Venezolana de Televisión (VTV) que muchos internos habían bajado a los patios del retén y estaban colaborando con las fuerzas de seguridad.

"Hay respeto y resguardo a todos los que están privados de libertad, no hemos tenido incidentes, tenemos más de 5.000 efectivos para garantizar que se desarrolle sin violar los derechos humanos", apuntó El Aissami.

Jaua dijo en un acto del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que esta requisa "no es para masacrar a los privados de libertad, es para preservarles la vida de un pequeño grupo que se ha adueñado del gobierno interno del penal y que cometió una masacre hace pocos días", señaló Jaua.

También en el exterior del recinto penitenciario se dieron incidentes cuando cientos de familiares de los presos y un numeroso grupo de periodistas, fueron dispersados con gases lacrimógenos y agua a presión.

"Tenemos las manos atadas, no tenemos un gobierno que nos ayude. Esto empezó desde esta madrugada. Escucha los tiros", dijo Cecilia Mijares, de 49 años, al expresar gran angustia por la suerte de su sobrino, recluido en la prisión.

Desde las afueras del penal se escucharon intensos tiroteos, mientras cientos de familiares que esperaban en los alrededores de la cárcel, lloraban desconsoladas y gritaban: "¡Ayúdenlos!",

Jaua atacó la presencia de los medios de comunicación a los que calificó de "carroña mediática que juega" con el dolor de las madres de los reclusos.

Críticas internacionales
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió ayer al Gobierno de Venezuela que tome medidas "concretas" para garantizar la seguridad en las cárceles del país.

La CIDH expresó su "profunda preocupación" por los "altos índices" de violencia en los centros penitenciarios "controlados por organizaciones criminales y no por el Estado".

El Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos ha seguido la situación de las cárceles en Venezuela, son consideradas las más violentas de la región, y ha reconocido que los centros penitenciarios son "controlados por organizaciones criminales y no por el Estado".

En la CIDH se ha recibido denuncias sobre las graves condiciones de hacinamiento que imperan en las cárceles, la tenencia por los internos de armas de fuego de y explosivos, y el "cobro a los reclusos de una extorsión conocida como causa, la cual es dividida entre las bandas criminales que controlan las cárceles, la autoridad civil y las autoridades militares de custodia externa".

En Venezuela existen 30 cárceles y la población penal, que alcanza a cerca de 32.624 personas, vive en graves condiciones de hacinamiento, de acuerdo a cifras de la organización local Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

Durante el primer trimestre de este año se reportaron 124 muertes en las cárceles venezolanas, lo que representó un aumento de 22% respecto al mismo período del año pasado, informó recientemente el director de OVP, Humberto Prado.

Asimismo, entre enero y marzo se registraron 266 heridos en los centros penitenciarios, superando en 11% la cifra del 2010.

Para el 2010 se alcanzó una cifra de 476 muertos y 967 heridos en las cárceles venezolanas, según reportó la CIDH. Entre 1999 y 2010 habría muerto un total de 4.506 reclusos y el número de heridos habría ascendido a 12.518. cárcel de El Rodeo.