Test psicológico y luego polígrafo para policías

Los agentes de la Policía Judicial de Pichincha (PJ) fueron los primeros en rendir una evaluación de tipo psicológico, como paso anterior a la aplicación del polígrafo o “detector de mentiras”.

Los alcances del uso del polígrafo como medida de confianza era el tema de debate entre los policías judiciales que acudieron ayer a la Escuela de Especialización y Perfeccionamiento de Oficiales, ubicada en el Club de Oficiales del rancho San Vicente (norte de Quito), para rendir el primer test del proceso anunciado por el Ministerio del Interior para recuperar la confianza de la ciudadanía en la acción policial.

Las posiciones estaban divididas: hay quienes plantean que la medida tiene razón, debido a que el accionar de un investigador debe ser transparente; mientras que otros creen que se están violentando sus derechos constitucionales.

A las 08:00 ingresaron los dos primeros grupos para las pruebas. Dos aulas separadas acogieron a 33 clases y policías y dos oficiales, que hacían cada grupo de 35 evaluados.

Por una hora y 30 minutos, los investigadores respondían un cuestionario de más de 100 preguntas. Al menos 90 de ellas buscaban configurar la realidad psicológica del uniformado y el resto indagaba sobre lesiones físicas, aspectos familiares, económicos y temas laborales del policía, como cuántos pases ha tenido en su carrera.

Varios de los consultados calificaron a una sola de las preguntas como la vital del test. Esta hace referencia a la posibilidad del agente a realizarse o no la prueba del polígrafo. Si el uniformado aceptaba, debía firmar un documento confirmando su deseo de que se le aplique el formulario para la evaluación con el polígrafo, que consta de cuatro ejes, los cuales aún no se conocen.

Al preguntar sobre qué sucederá con los agentes que no firmen el documento para acceder a la prueba del polígrafo, varios uniformados explicaron que se desconoce cuál será el mecanismo que se aplique en estos casos.

“Si no accedemos a la prueba del polígrafo, es casi como decir que hemos actuado al margen de la ley. ¿Dónde queda nuestro derecho constitucional de inocencia? Algunos de nosotros optaremos por hacernos la prueba (del polígrafo) no por gusto sino por obligación”, dijo un agente investigador.

Cerca de 280 policías judiciales fueron evaluados ayer en los cuatro turnos planificados por Recursos Humanos de la Dirección Nacional de la Policía Judicial. Hoy esperan evaluar a un número similar para completar los casi 600 agentes de la PJ de Pichincha que laboran en el edificio principal de Quito y en las diez unidades descentralizadas a lo largo de la capital y los cantones de la provincia.

Un oficial de la PJ, quien pidió la reserva de su identidad, informó que los resultados que arrojen las pruebas psicológicas serán puestos en conocimiento del ministro del Interior, José Serrano, y de la cúpula policial el lunes próximo.

“Ellos analizarán cuántos uniformados accedieron a la prueba del polígrafo y luego se dará a conocer el paso siguiente dentro del proceso”, manifestó el oficial consultado.

Serrano aclaró que la prueba del polígrafo es un método que se lo utiliza hace más de 20 años en la institución policial y por ello rechazó la polémica que ha producido este anuncio. “Esta prueba no tiene ninguna validez judicial; si así lo haríamos, estaríamos violentando un derecho constitucional”, indicó.

Serrano anunció que el Ministerio planifica construir veedurías sociales sobre el trabajo de la Policía a nivel nacional. Señaló que en 30 o 60 días las veedurías ya estarían constituidas en las zonas del país donde haya más problemas. “La veeduría social es indispensable para el control sobre las acciones policiales”, dijo Serrano.

Apuntes: Cronograma de pruebas para los agentes
Evaluadores
Según el ministro del Interior, José Serrano, se conformará un equipo mixto para realizar la prueba del polígrafo. Ese equipo estará compuesto por los poligrafistas de la Policía Nacional, representantes de la Secretaría de Inteligencia y del Ministerio del Interior.

Investigadores
El examen del polígrafo o “detector de mentiras”, a decir del Ministerio del Interior, alcanzará a unos cuatro mil policías judiciales a nivel nacional, pese a que son más de 6.600 los agentes acreditados por el Ministerio Público para laborar como investigadores.

Calendario
Se informó que el proceso de evaluación psicológica y la prueba del polígrafo se extenderá al personal de la PJ-Guayas la próxima semana y luego se realizará en las demás provincias del país.