SRI plantea un 'impuesto verde' para los vehículos

QUITO
.- El director del Servicio de Rentas Internas (SRI), Carlos Marx Carrasco, explicó que la reforma tributaria propuesta el jueves pasado al presidente Rafael Correa consiste en tres puntos básicos: impuestos a las bebidas alcohólicas, a los cigarrillos y un impuesto verde a los vehículos que castiga la contaminación ambiental.

El Gobierno busca financiar unos $ 400 millones para la emergencia del sector Salud.

El más novedoso de los impuestos planteados es el que se aplicaría a los autos y que será directamente proporcional al precio y al cilindraje. Según Carrasco, del universo total que es de 1,4 millones autos, quienes tengan vehículos de menor valor pagarán un impuesto "simbólico", de $ 30 en promedio al año. En cambio quienes tengan autos de lujo de alto cilindraje pueden pagar en promedio $ 5 mil al año.

Adicionalmente, explicó que se incrementaría $ 0,02 al ICE que ya se paga por cada cigarrillo. Así la caja de 20 unidades tendría un alza de $ 0,40.

También se incrementaría $ 6 por cada litro de alcohol. Este incremento se concretaría paulatinamente en tres años.

Adicionalmente, aclaró que la reforma no incluirá impuestos a las medicinas ni a las llamadas telefónicas celulares.

La reforma tributaria sería enviada por la Presidencia a la Asamblea para su análisis y aprobación.

Alberto Salvador, expresidente de la Asociación de Industriales Licoreros del Ecuador, rechazó esta nueva intención de incremento. Explicó que lo que se busca es recalcular el impuesto, tomando en cuenta el grado alcohólico y no el precio, con lo cual en vez de registrar mayor recaudación, esta será menor. Puso de ejemplo la caja de wisky. Ahora paga $ 6 por botella, mientras que con la nueva fórmula sería de unos $ 1,80. Dijo que la reforma planteada terminaría beneficiando a la industria cervecera y a los importadores (si no hace ninguna diferenciación con el producto nacional). Y se quejó que la industria nacional será la gran perdedora, especialmente en las áreas de productos más populares que tendrán un impuesto igual al de los licores de mayor grado de destilamiento.

Aunque el Gobierno ha anunciado que lo recaudado será para la emergencia en salud, ayer el director general de Salud, Juan Moreira, comentó que los ingresos de la reforma tributaria se destinarán a aspectos de prevención, sobre todo en cuanto a enfermedades crónicas no transmisibles (tabaquismo y las provocadas por consumo de alimentos y bebidas).