Dos crímenes violentos en la urbe

Un hombre, cuya identidad se desconoce, y una mujer de nacionalidad china fueron encontrados sin vida a las 10:00 de ayer en diferentes sectores de Guayaquil.

La extranjera, identificada como Ly Millyng, de 40 años, fue hallada en el interior del chifa Bahía, situado en las calles Ayacucho y Coronel, en el centro de la ciudad.

El cadáver presentaba un golpe en la cabeza, que pudo haber sido producido con un pico, según agentes de la Brigada de Criminalística.

El fiscal de Delitos Flagrantes, William Aguilar, dijo que un empleado del local, Roberto Pico López, de 24 años, encontró a Millyng sin vida en el cuarto donde se guardan los tanques de gas.

Pico fue llevado hasta la Policía Judicial del Guayas para que rinda su versión. Aguilar indicó que se desconoce el paradero del resto de empleados y descartó que el crimen haya sido producto de un robo.

Comerciantes del sector, que prefirieron no identificarse por temor, aseguraron que los demás trabajadores del chifa huyeron. “No se sabe por qué se fueron, si el que nada debe nada teme”, dijo uno de ellos.

Martha López, madre de Roberto Pico, comentó que su hijo “es como la mano derecha de la fallecida, ella tenía mucha confianza en él y le pedía abrir el local en las mañanas”.

Juan Carlos Paguay, vendedor de encebollados en la zona, relató que Millyng acostumbraba llegar temprano a su negocio y dejar la puerta enrollable medio abierta. “El muchacho llegaba al local a terminar de abrir la puerta, ya que su jefa llegaba y la dejaba medio abierta, y le decía que si la encontraba así entrara, porque ella estaría adentro haciendo arreglos, y eso fue lo que hizo el joven, pero al ver la escena salió muy asustado a pedir auxilio”.

En otro caso, el hallazgo del cadáver de un hombre alarmó a los vecinos de la coop. El Fortín, en el noroeste de la urbe.

La víctima yacía sin vida en el piso del dormitorio de una de las viviendas de la manzana 11, en el bloque 10. “Se lo encontró en un colchón que estaba en el suelo”, confirmó el fiscal Aguilar, quien indicó que el cuerpo presentaba varias heridas de arma de fuego en la cara.

Según Aguilar, se presume que el crimen se produjo después de un juego de cartas. “Aparentemente ha estado jugando naipe, ha habido algún tipo de gresca adentro, porque hay sangre por las paredes; en todo caso, las personas que hayan salido de aquí lo han hecho heridas porque hay manchas de sangre hasta afuera”.

Narcisa Sánchez, vecina del sector, aseguró no haber escuchado disparos y que la víctima alquilaba la vivienda desde hace varios meses.