Emergencia no sanó los hospitales

Una primera emergencia de 90 días no logró corregir los problemas de los hospitales del país. Fue necesaria una segunda, por 60 días más, aunque los resultados son inciertos. En un comunicado, el ministro de Salud, David Chiriboga, anunció el lunes esa ampliación.

Pero las quejas en los hospitales siguen. Un ejemplo es lo que se da en el hospital Verdi Cevallos, de Portoviejo, uno de los ocho considerados de atención prioritaria, por el decreto de emergencia. Allí, Xavier Rezabala, dice que las cosas no han variado. Y él fue testigo de aquello. Hace tres semanas sufrió un profundo dolor estomacal y decidió asistir al Verdi Cevallos, pero tras una hora de insistir no logró atención.

También se quejan quienes llegan a hacerse atender durante los cambios de turno. Selenia Cañarte asistió la noche del pasado viernes con su hermana en estado de gestación; su preocupación era que desde hace unos días no se movía el feto. Pero en la sala de emergencia la única respuesta que recibió de parte de una enfermera es que debía esperar el cambio de turno.

Álvaro Ponce, presidente de la Asociación de médicos de este centro, considera que sí ha existido un cambio alentador, pues la dotación de medicina ha mejorado, aunque reconoce que siguen las falencias en los lugares donde se brinda atención médica así como hacen falta enfermeras y auxiliares.

En primera instancia se habló de una inversión superior a $ 3 millones, que servirían para mejorar la infraestructura de varias áreas, pero esas obras aún no se concretan. Néstor Gallegos, director de Salud de Manabí, dice que ya se está gestionando en Quito.