Hay escuelas que inician año sin arreglos en infraestructura

El aumento y remodelación de aulas y de sistemas de desfogue de aguas servidas, así como el cambio de mobiliario ya desgastado y a veces en mal estado, son algunas de las necesidades de varias escuelas fiscales en Guayaquil, que hoy inician el nuevo año lectivo con la esperanza de que la oferta del Gobierno se concrete pronto.

Esto, ante la promesa del Ministerio de Educación y de la Dirección Nacional de Servicios Educativos (Dinse) de empezar este año con instalaciones remodeladas, como las escuelas fiscales Colbar 467, Lucila Araujo, Rosa Elena Guerrero, Sargento Gabriel Solís, Arnulfo Jaramillo Sierra, entre otras, a las cuales se anunció que se las intervendría en diciembre para que estuvieran listas el primer día de clases.

No obstante, la Dinse deslinda la responsabilidad en el retraso de la intervención –que aún no se hace– de las escuelas, ya que asegura que han existido problemas con la adjudicación de los contratos con las empresas ejecutoras participantes, pues estas no suelen cumplir con todos los requisitos que exige el portal de compras públicas, como el estar al día con el pago de impuestos.

En otros casos no se ha podido continuar con la intervención, pese a estar aprobada, porque existen problemas de legalización de tierras (aún no tienen escrituras) o porque la comunidad no ha querido dejarse ayudar, explicó Fanny Freire, directora regional 5 de la Dinse, posesionada en su cargo el pasado jueves.

Según la funcionaria, la entidad revisará todos los casos pendientes y tratará de agilizar los procesos. También receptará los nuevos pedidos de los planteles que deseen ser intervenidos, a los cuales se les realizará una evaluación previa para constatar los requerimientos más urgentes, indicó Freire.

Pero hasta aquello, los alumnos de estas escuelas empiezan su jornada en medio de carencias y malestares, como soportar los olores putrefactos de algunas cañerías y pozos sépticos, que han sido la constante de años anteriores. En la mayoría de los casos, los padres de los alumnos y familiares se autoconvocaron para realizar jornadas de limpieza y arreglo interno de los establecimientos.

A la falta de aulas, de mobiliario escolar y de espacios físicos acordes, se suma el mal estado de las vías de ingreso y las aledañas a los centros educativos, que en días soleados lucen polvorientas, rocosas y con maleza crecida, y en época de lluvias están lodosas.

“Aquí a más de la falta de aulas, de laboratorios y baños está el monte, que está crecido también porque la gente no colabora. Hay padres a quienes parece que no les importa cómo estudian sus hijos”, manifestó Aracely Larena, de 37 años, quien tiene a dos de sus tres hijos en la escuela Sgto. Gabriel Solís, en la isla Trinitaria.

Con $ 300.453 se estima mejorar la infraestructura de este centro, tras la adjudicación del proceso, que se ha retrasado también por “una afectación (no está definido el trazado) en la vía de ingreso al Trinipuerto”, que le compete al Cabildo, añade Carlos Salazar, técnico de la Regional 5 de la Dinse.

Apuntes

Inauguración de clases

2’314.598 estudiantes de 15.610 planteles (fiscales, municipales, fiscomisionales y particulares) empiezan hoy el nuevo año lectivo, que el presidente, Rafael Correa, inaugurará oficialmente en el col. réplica Vicente Rocafuerte, en el noroeste.

En mayo, para invasiones

El 2 de mayo arrancan las clases en los campamentos que se instalarán en los asentamientos del noroeste, y que prevén atender a más de 8.500 alumnos. Para recuperar los días del calendario se asistirá a las aulas durante 20 sábados.

Planteles fiscales en Guayas

En Guayas hay 1.230 escuelas fiscales (563, en Guayaquil). Y hay 378 colegios públicos (203 en el área rural y 175, en la urbana), según los datos de la Unión Nacional de Educadores (UNE), pues la Dirección Provincial aún no ha precisado las cifras totales.