No hay pistas del ataque a pareja

Hasta ayer la Policía Judicial (PJ) de El Oro no tenía pistas sobre los presuntos autores del crimen de la empresaria Jenny Ochoa Piedra, dueña de un estudio fotográfico en Pasaje. En el ataque también resultó herido su esposo, el suboficial del Ejército José Cevallos Morán.

“Hay evidencias como los perdigones, dos casquillos del arma y versiones de familiares, pero no se estable la razón del crimen”, refirió ayer Renán Velazco, jefe de la PJ de El Oro.

Una indagación previa que sigue el fiscal Oswaldo Piedra en Pasaje apunta a buscar los indicios a través de versiones de los parientes de la fallecida y del suboficial primero del Ejército, quien recibió un disparo en el estómago y se recupera en el Hospital Militar de Guayaquil.

Cevallos presta sus servicios en el fuerte militar Atahualpa de Quito, pero en estos días tenía licencia por vacaciones. Dos hijos menores que tuvo la pareja atacada están bajo la protección de la familia materna

Ochoa se encargaba de los negocios y de la administración de varios bienes que tenía la pareja en Machala y Pasaje, entre ellos el estudio fotográfico y una flota de taxis, según versiones de personas allegadas a la familia, que además ayer comentaron que en los últimos meses la mujer estaba preocupada por varias deudas que no podía pagar.

Ochoa recibió cinco disparos de un arma de calibre 9 milímetros: uno en la cabeza, otro en el hombro izquierdo, dos en el abdomen y otro en el tórax.