No avanza investigación de un caso en Babahoyo

Tenía todo listo. La ropita, los pañales y hasta el nombre: Jimmy Xavier, que tanto le gustaba. Jéssica Pazmiño estaba emocionada con la llegada del tercero de sus hijos.

Cuenta que tuvo problemas en la atención, entre ellos con un examen de ecografía que la médica del hospital Martín Icaza, de Babahoyo, le ordenó hacerse en una clínica particular, pese a que ella le suplicó que no, porque no tenía dinero.

El 10 de febrero pasado ingresó al quirófano. “No esperaron ni siquiera a que me coja la anestesia, porque grité y me dijeron que me calle”, relata.

“No podían sacar al niño”, señala y cuenta que uno de los médicos dijo: “Apúrate, corta el cordón umbilical del niño, después se nos muere como el otro”. Tras nacer le comunicaron que el bebé murió. “Tenía moretones en el cuello, espalda y pierna. No me dicen por qué”, solloza. Tampoco las investigaciones avanzan en la Fiscalía en Babahoyo, donde su esposo puso la denuncia ese día.