Correa reitera duda por foto de bebé en cartón

Los cambios dispuestos por el Ministerio de Salud en el hospital Gustavo Domínguez, de la ciudad de Santo Domingo, tras la difusión de fotografías de bebés hacinados y colocados en cartones y tinas plásticas, continúan implementándose, aunque en el área de Neonatología –que fue reabierta esta semana– “prácticamente” persiste el “hacinamiento”.

Así lo reveló ayer Patricio Ampudia, director encargado de esa casa de salud de Santo Domingo de los Tsáchilas y quien integra la comisión de reestructuración de los hospitales que fueron declarados en emergencia por el Gobierno.

“Hay una demanda muy grande en el área de Neonatología, prácticamente existe un hacinamiento, (…) y en los próximos días estaremos cambiándonos a la nueva área construida”, refirió Ampudia sobre sus primeras acciones para iniciar el proceso de reestructuración en el Gustavo Domínguez. Esa sala fue cerrada para ser fumigada y esterilizada.

El nuevo director también indicó que para mejorar la atención a los recién nacidos, compraron 23 cunas (que faltaban en el área), y se prevé ubicar en los próximos días 40 termocunas en la nueva ampliación de la unidad, que hasta el momento no ha sido utilizada debido a procesos burocráticos del Ministerio de Salud Pública.

En tanto, en Montecristi, Manabí, el presidente Rafael Correa nuevamente refutó ayer las publicaciones realizadas por este Diario, respecto a las gráficas en donde se observaron a bebés en cartones en el hospital de Santo Domingo en la provincia del mismo nombre.

En declaraciones a radio Scándalo, el jefe de Estado aseguró que quien tomó la foto del bebé en el cartón fue la misma persona que ubicó al neonato en ese lugar para desacreditar al Gobierno endilgándole una pésima atención en los centros médicos del país. “EL UNIVERSO dice los bebés puestos en cartón y solo salió una foto de un bebé puesto en cartón y del mes de enero, ustedes creen que no era información relevante decir que la foto la tomó el mismo que lo puso en el cartón, creo que es relevante, eso no se dijo, eso es inconstitucional, la información debe ser veraz, certificada y contextualizada”, relató Correa en un diálogo con comunicadores.

El informe enviado por la directora del hospital, Katalina Sandoval, a la Dirección de Salud de Santo Domingo de los Tsáchilas, al Ministerio de Salud y la Defensoría del Pueblo de esa provincia revelan dos fotos en donde se ven dos cajas de cartón; en una de ellas está un bebé y en la otra se ve una lámpara que ilumina el interior.

Correa agregó que existe un “boicot interno” –aunque no especificó de quién o quiénes se trataría–, que trata de afectar la imagen del régimen pues es gente “que no quiere que cambien las cosas, que (quiere) que sigan muriendo ciudadanos para ellos seguir teniendo una jornada de seis horas y que sigan robando en las farmacias”, y que aquello surgía de un acto de mala fe de un personal o de medios de comunicación que solo quieren hacer escándalos.

El hospital fue catalogado por el ministro de Salud, David Chiriboga, como “uno de lo más sucios” que ha visto en su vida. Inclusive, el director provincial de Salud, Jaime Jaramillo; la directora del hospital, Katalina Sandoval; y el director administrativo, Eduardo Chiluisa, fueron destituidos de su cargo por la “falta de gestión e indolencia” para encontrar soluciones a la situación crítica que atraviesa el área de Neonatología y el hospital en general.

El 7 de junio del 2002, Chiluisa fue removido de su cargo mediante un sumario administrativo, por “varias irregularidades dadas en su administración”, según fuentes del hospital. El funcionario ganó un juicio contra el Ministerio de Salud y fue restituido en su puesto el 9 de noviembre del 2002, a consecuencia de ello el hospital debió cancelarle una indemnización por $ 36.163,79.