Cadenas de farmacias extienden su dominio

El negocio de las farmacias a manos de cadenas se fortalece en el país: en el 2005 estos grupos, encabezados por Farcomed y Difare, abarcaban el 57,4% del mercado, mientras que en el 2010 la participación se extendió al 75%.

La facturación también se incrementó. En total, el mercado tuvo ventas por $ 957,56 millones en el 2010, el 17% más que lo registrado en el 2009, según índices de la consultora IMS.

El crecimiento es visible a través de la red de locales que manejan. Farcomed es dueño de 500 locales que funcionan con las marcas Fybeca (70) y Sana Sana (430).

Esta cadena adquirió el año pasado un paquete de 70 farmacias (58 de la Victoria y 12 de Su Médica), las cuales remodeló y reabrió con las marcas del grupo, que abarca el 28% del mercado nacional.

Ana María Molina, ejecutiva de la corporación GPS, a la que pertenece Farcomed, señala que ellos abren directamente un local o adquieren uno ya establecido, le ponen su marca, empleados y productos.

Por su parte, Difare tiene 330 puntos de venta bajo el nombre de Pharmacy’s (70) y Cruz Azul (260); sin embargo, a estas de su propiedad se agregan 577 farmacias que trabajan como franquicias de las marcas Cruz Azul y Comunitarias.

Entre el 2009 y el 2010, el mayor crecimiento de esta cadena ha sido mediante la implementación de 240 farmacias comunitarias.

Antonio Quezada, directivo de Difare, asevera que una fortaleza del grupo es la distribución de medicinas a las farmacias independientes.

En participación del mercado les sigue Quifatex, con el 17%. Carlos Rodríguez, gerente regional de la compañía, señala que desde hace dos años y medio están en el sector farmacéutico aplicando una nueva modalidad, el programa Oreex (Orientamos Recursos y Esfuerzos al Éxito).

Este consiste en dar respaldo corporativo a las farmacias que conforman su canal de distribución, ubicadas en barrios populares. La firma les agrega una de sus marcas –Farmalida o Su Farmacia– al nombre del local y les ofrece asesoría y financiamiento a los propietarios.

El grupo lleva 450 puntos de venta con ese programa, pero también provee sus líneas de productos a otros negocios que no están bajo el programa.

“(Las farmacias independientes) estaban disminuyendo significativamente su presencia en el país, y había que hacer algo para que fueran más competitivas y pudieran crecer en este mercado donde no podían competir solas”, manifiesta Rodríguez.

El ejecutivo señala que les ofrecen créditos, pero de la inversión se encarga el dueño del local. “Nosotros les proveemos permanentemente de medicamentos y productos de consumo”, dice Rodríguez. Este grupo vendió el año pasado 253 millones de dólares, el 50% correspondió a las farmacias que tienen su respaldo.

El porcentaje restante del mercado farmacéutico (12%) lo integran otros grupos, entre ellos Farmaenlace. Este opera con locales propios que llevan sus marcas Medicity y Económicas. En total tiene 150 locales en Pichincha y Santo Domingo de los Tsáchilas, según Tania Moreta, ejecutiva del grupo.

En la lista de cadenas también está Génesis, con 50 locales y asentada en Milagro, además de otras en Manabí y Pichincha. Así también, cadenas de cinco a diez locales, como la 911.

Independientes intentan subsistir

Las independientes tienen el 25% de la participación en el mercado farmacéutico. En el 2005 tenían el 42,4% y han sufrido un descenso del 5% por año, según cifras de la firma IMS.

Antonio Quezada, del grupo Difare, declara que esa compañía es la causante de que las independientes aún se mantengan en el mercado. Cree que estas están destinadas a desaparecer y que la solución es que se agrupen.

Sobre la disminución de las farmacias independientes Edelmira Alegría Espín, presidenta de la Asociación de Farmacias, Boticas y Droguerías del Guayas, dice que las cadenas han presentado una desmesurada competencia.

Según ella, a la asociación pertenecían hasta ese entonces 500 farmacias y ahora son 120. “Muchas se fueron a las cadenas, otras desaparecieron. Es una situación difícil de competir porque no tenemos los beneficios que ofrecen a sus clientes las cadenas”, indica Alegría, quien posee un local en el sur de la ciudad.