En Dinapen hay poco personal para atender amplia demanda de casos

“Somos como la Policía Judicial, en chiquito, eso es lo que siempre digo. Nosotros investigamos infracciones cometidas por los menores, con los fiscales, jueces, que es lo mismo que hace la Policía Judicial”, así es como define a la Dirección Nacional Policía Especializada para Niños conocida como la Dinapen, su director el mayor Geovanny Espinoza.

Esta institución registra en lo que va del año 305 casos de delitos y contravenciones, de menores de 18 años. Entre ellos un joven de 16, que a pesar de que perdió su pierna izquierda en un accidente de tránsito, no lo ha imposibilitado para movilizarse ni para delinquir.

El menor J.J.C.A, alias El Mocho, fue detenido el miércoles pasado por la Policía en el sector de la Isla Trinitaria, sur de Guayaquil, tras intentar asaltar a un joven que se encontraba afuera de su vivienda.

Otro de los casos que atiende esta institución son las infracciones cometidas en contra de niños, niñas y adolescentes como violación, explotación laboral, maltratos, entre otros.

Hasta el año pasado las oficinas de la Dinapen estaban junto al Hogar de Tránsito en las calles Gómez Rendón y Lizardo García, donde equivocadamente las personas relacionaban a la institución con el conocido correccional, señala el director.

Agrega que, la entidad a más de investigar, ofrece otros servicios a la ciudadanía como la recepción de denuncias y el asesoramiento en casos que involucren a menores.

Esta dependencia está ubicada en las calles Boyacá y Luis Urdaneta, en el centro de Guayaquil.

Espinoza explica que cuando una persona se acerca a poner una denuncia, por cualquier caso, en donde esté implicado un menor, ellos se encargan de remitirla a la autoridad que corresponde (Fiscalía, Juzgado, Comisaría) así sea por delitos o por contravenciones de los menores.

En el asesoramiento la persona es atendida por un policía, que escuchará el problema y lo orientará, sobre todo en los temas legales.

Rodríguez indica que son muy pocos los agentes que laboran en las investigaciones, ya que a diario se registra a menores que están implicados en delitos como asaltos en los buses, hurto a los transeúntes, entre otros.

Explica que cada uno de sus agentes investigadores lleva entre 15 a 20 casos cada uno, los que deben resolver en un plazo de diez a quince días, dependiendo de la investigación que requiera el caso.

“Todo el personal que trabaja en la Dinapen -están 64 policías- de los cuales 44 son agentes, y el resto es el personal administrativo”, explica Espinoza.

Manifiesta que cuenta con tres patrullas, una que realizan rondas las 24 horas por la ciudad; otra que está encargada de trasladar a los detenidos a las audiencias en el Palacio de Justicia; y, el otro para cuestiones administrativas.

“Los agentes aquí no tienen cómo movilizarse para hacer sus diligencias de las investigaciones, ellos ven sus propios medios”, aclara el oficial.

Menciona que ante la falta del personal de investigación ha pedido a la Fiscalía Provincial, un fiscal de delitos Flagrantes, para que colabore con los casos y así brindar un mejor servicio a la ciudadanía.

El fiscal que fue delegado es Washington Suárez, su oficina está ubicada también en el cuarto piso de la entidad.

Proyectos

El Director Provincial de la Dinapen destaca que, entre sus proyectos para este año está proponer la creación de una sala de audiencias, para los delitos flagrantes con menores, la que estaría ubicada en una de las oficinas del cuarto piso de esta dependencia policial.

“Se está pidiendo un juez al Consejo de la Judicatura, pero aún no tenemos respuesta”, dice el mayor.

El objetivo de esta sala es brindar un mayor servicio, ya que a los menores que son detenidos en delito flagrante son trasladados a la Corte de Justicia, en el Juzgado de la Niñez y Adolescencia para que se efectúe la diligencia.

Otro de los proyectos que plantea es tener un equipo técnico donde estarían psicólogos, trabajadora social y un asesor jurídico para que se encarguen de orientar a los menores que han sido víctimas.

“La idea es que un muchacho en riesgo o con problemas psicólogos venga para que sea atendido por el personal de la Dinapen, en este caso un psicólogo”, explica Espinoza.

La creación de 1800-Dinapen es otra de las alternativas que plantea el director, ya que al llamar al 101, muchas veces esta línea se encuentra saturada.

Está por proponer la construcción de una nueva Dinapen que estaría ubicada en el sur de la ciudad, pues señala que en ese sector hay mayor problema delincuencial que involucra a los adolescentes.

“En los diez presos que hay en el día anterior, el 50% está implicado a menores”, dice.