Las metas del sector automotor se frenan por límites a la importación

Después de pasar por el mejor año de ventas de la última década, al colocar 130.350 unidades, el sector automotor prevé que el mercado se frenará en este 2011 con un reducción del 20% en la colocación de nuevos vehículos, en un escenario que se acercará a niveles del 2009.

Un cálculo de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade) indica que el comercio de vehículos nuevos, entre importados y nacionales, estará entre 90 mil y 100.000 unidades, principalmente por las medidas que está adoptando el Gobierno para reducir el déficit de la balanza comercial.

Al momento, el régimen ha dispuesto varias medidas que buscan reducir las importaciones: aumentó el arancel del 35% al 40% para un segmento de vehículos; proyecta reducir en el 5% las importaciones de CKD (partes para ensamblaje) y estableció un registro para importadores. Además, dispuso aumentar el porcentaje de autopartes nacionales que usan las ensambladoras.

Clemente Ponce, director ejecutivo de la Aeade, explicó que a más de esas resoluciones, el Gobierno pretende restringir las importaciones de carros armados en el 20%. “Eso todavía no está definido, pero nosotros hemos contrapropuesto de que aceptaríamos hasta un 15%, pero no el 20%”, indicó.

El ejecutivo aseguró que la aplicación de las medidas no será el único factor que limitará el crecimiento del mercado, pues la demanda también dependerá de cómo se mueva la oferta de crédito y el gasto público del Gobierno.

Un empresario automotor consideró que además habrá que esperar la reacción del consumidor, pues gran parte de las marcas están modificando sus precios tras el alza de arancel del 35% al 40%. “Por más que se quiera absorber el costo, es inevitable trasladarlo al consumidor final”, dijo el ejecutivo.

Esa modificación de aranceles afecta a vehículos importados que tienen motores de entre 1.000 y 1.900 centímetros cúbicos. Allí están autos de gama popular, 4x4 y 4x2. También camionetas y camiones de hasta 4,5 toneladas.

Óscar Calahorrano, jefe de Estadística y Proyectos de la Aeade, estimó que aproximadamente el 60% del mercado de los importados se ve involucrado en el alza arancelaria.

Según el Servicio Nacional de Aduanas del Ecuador, las importaciones de vehículos ya registraron una reducción en enero de $ 2,12 millones, equivalente al 7,7% en relación a las compras efectuadas en similar mes del 2010.

Pese a los ajustes, algunas marcas sí han tenido una reacción favorable en el primer mes del año. Alberto del Hierro, gerente de Aekia, señaló que en enero la venta de Kia, la tercera marca en participación del mercado, fue mejor al colocar 921 unidades frente a las 615 del mismo mes del 2010.

La firma surcoreana, que ensambla tres modelos en Ecuador a través de Aymesa, sin embargo es cauta al anticipar una cifra del número de unidades que podría colocar al cierre de este año.

Y es que una de esas disposiciones oficiales incluye una meta de reducir la importación de partes para el ensamblaje (CKD) en 5% con respecto al 2010. Si una compañía ingresa más, deberá pagar el 20% de arancel. De esa disposición están exentas las partes que sirven para el ensamble de autos que se exportan.

Del Hierro consideró que una reducción en la importación de CKD afecta el volumen, “porque para hacer económicamente viable un proyecto de ensamblaje la clave es el volumen”.

La mayor ensambladora del país, General Motors (Chevrolet), tiene planes para aumentar su producción de 222 a 228 unidades al día, pero prefiere no anticipar sus previsiones hasta que no estén definidas todas las medidas.

Santiago Castro, director comercial de GM, indicó que la empresa está invirtiendo $ 73 millones para modernizar su planta y diversificar el portafolio de sus productos.

Empresas pidieron ajuste a registro

A través un registro de importadores, el Gobierno pretende seguir la pista a las compras que se realizan al exterior de vehículos, neumáticos, refrigeradores, CKD (partes) y celulares.

El primer registro que entró en vigencia corresponde al sector automotor y rige desde el 17 de enero tras la emisión de un acuerdo del Ministerio de Industrias. Pero el documento recibió una modificación el 24 de enero.

Sin este registro, los importadores no podrán ingresar vehículos. La medida abarca a 18 subpartidas y solo se excluyen buses y camiones.

Aproximadamente unos 40 importadores formales deberán cumplir el proceso.

Los empresarios, sin embargo, han hecho observaciones a algunos requisitos del registro. Por ejemplo, una de las exigencias es que el importador presente el convenio o contrato de distribución.

“Ese es un documento confidencial y, segundo, es en idioma extranjero y traducir eso y consularizar es un trámite largo, por eso hemos pedido al Gobierno que no deberían pedir el contrato, sino una certificación del  fabricante”, dijo Clemente Ponce, director de la Asociación de Empresas Automotrices.