Rafael y Fabricio Correa descalifican a director de veeduría de contratos

Los hermanos Correa Delgado coincidieron ayer en su postura frente al informe de la veeduría ciudadana que determinó la presunción de irregularidades en los contratos entre el Estado y empresas supuestamente vinculadas a Fabricio Correa.

Ambos descalificaron a Pablo Chambers, coordinador de la veeduría, cuya creación fue pedida por el propio Gobierno, argumentando que estuvo en Pacifictel durante el gobierno de Lucio Gutiérrez.

“Chambers (fue) gerente de Pacifictel, una de las empresas más corruptas hasta antes de nuestro gobierno, qué difícil es hacer democracia con gente oportunista... La veeduría ciudadana, todos estamos de acuerdo, nosotros mismos la impulsamos, pero ahí tenemos a los infiltrados”, dijo el Mandatario en un recorrido realizado ayer por el Austro.

Asimismo, Fabricio Correa indicó –en una entrevista con Ecuavisa– que un grupo de colaboradores de sus empresas hizo una “veeduría de la veeduría” de sus contratos.

El empresario leyó unas hojas manuscritas: “Se presume que al presumido de Chambers le gustan las comisiones desde que fue presidente de Pacifictel en el gobierno de Lucio... Presumimos que Chambers pensó: ‘Aquí hay harto billete’, cuando el presidente anunció la creación de una comisión...”.

Según Fabricio, Chambers tiene once juicios penales en la Corte Provincial de Pichincha, por diferentes causas; e insinuó que podría huir a Miami porque su familia ya está allá. Finalmente, lo calificó de “rosa”.

El informe de la veeduría fue entregado el jueves pasado a la Contraloría con cuatro conclusiones: el Presidente “sí conocía de los contratos de su hermano con el Estado”, presume un perjuicio aproximado de $ 143 millones para el Estado, que hubo favoritismo y que el hermano del jefe de Estado usó “un entramado de empresas en Ecuador y Panamá que escondían su nombre, burlando así disposiciones legales”.

Rafael Correa indicó ayer que esas conclusiones “dan vergüenza ajena”, porque una de las acusaciones que se hace es que el mandatario no ordenó por escrito para dar por terminados los contratos del Estado con su hermano.

“Hice una cadena nacional ordenando que se acaben los contratos, pero de acuerdo a estos señores, debía hacerlo por escrito, ya es ridículo”.

Insistió en que planteará acciones legales, “ya basta de cualquier oportunista que se hace famoso difamando”.

En tanto, Fabricio insistió en que sus empresas (Aplitec y Helptec) nunca han sido contratistas del Estado. “No hubo ilegalidades ni falta de ética”.

Recientemente, afirmó, participó en varios concursos pero no fue calificado.

Los contratos que, en cambio, tuvieron sus “empresas aliadas” (Cosurca y Megamaq) se ganaron por concursos públicos. Con esas compañías, dijo, trabaja desde hace quince años, pero no son suyas.

De hecho, agregó, la Contraloría General del Estado no halló irregularidades en los contratos de obras ni vinculaciones societarias entre las empresas cuestionadas y él.

Fabricio recordó que entregó a la Fiscalía de la Nación su declaración de bienes para que investigue si se ha incrementado de forma ilegal.

Apuntes: Veeduría responde
Reacción de Chambers
El veedor Pablo Chambers dijo ayer que “pueden quemar el informe elaborado por la veeduría porque no es vinculante. Y creo que este documento está tan bien hecho que los dos hermanos (Rafael y Fabricio Correa) salen en contra de los veedores y nos dicen de todo”. Agregó que él no se defenderá de los juicios que inicie el mandatario, pues “quien tiene que defendernos y protegernos es quien juró defender la participación, es decir, Rafael Correa”.