Ilusión y angustia por cupos para colegios

“Búscala en las otras hojas, búscala, ojalá que esté en esta lista”, se decían constantemente los padres y familiares de los estudiantes que aspiran a un cupo para octavo año de educación básica en los centros públicos.

Esto una vez que los colegios fiscales de Guayaquil empezaron a publicar ayer las nóminas de los estudiantes favorecidos, tras receptar las inscripciones en octavo año (al que antes era conocido como primer curso) desde el pasado 15 de diciembre hasta el 14 de enero.

Rostros alegres e ilusionados, así como los tristes y angustiados se evidenciaron en los pasillos y exteriores de los colegios como el Guayaquil, 28 de Mayo y Vicente Rocafuerte, que exhibieron las listas de los aspirantes seleccionados.

“Estoy emocionada porque la niña sí podrá entrar a este colegio (al Guayaquil) como siempre quiso. Ahora tengo que averiguar los papeles, que dice en la cartelera que hay que presentar”, dijo Marisela Miranda, de 35 años, quien fue en compañía de su hija, Airina Barzola, de 11 años, abanderada del pabellón nacional de la escuela Arq. Adela Pérez, del cantón Durán.

Miranda y su hija deberán entregar los documentos que les solicita el plantel desde el 28 de enero hasta el 4 de febrero. Al igual que ambas, otros familiares llamaban por celular a sus hijos o se abrazaban al leer sus nombres entre los favorecidos.

Pero también estuvieron aquellos que no alcanzaron el cupo para octavo de básica, como Denisse Pozo, de 12 años, quien fue con su madre, Ena Pérez, al Guayaquil.

Pozo, quien fue segunda escolta del pabellón nacional de la escuela fiscomisional Fe y Alegría, salió desilusionada al no poder ingresar al colegio que siempre soñó. “Fuimos a preguntar y nos dicen que han escogido a quienes tenían de puntaje desde 19,71 hasta 20 y yo no alcancé ese promedio”, manifestó decepcionada la menor.

Ahora le tocará esperar la ubicación que designe la Dirección Provincial de Educación una vez que los colegios envíen las nóminas de quienes no fueron seleccionados. Ahí se aplicará el proceso de zonificación, donde se colocará a los estudiantes en los plantes más cercanos a sus domicilios.

Situación que aún genera rechazo y malestar en algunos padres, como Walter Caicedo, de 45 años, habitante del Batallón del Suburbio.

“En el Batallón del Suburbio solo hay colegios mixtos, y con tantos peligros que ahora existen nos da miedo mandar a nuestros hijos a cualquier colegio, porque se conocen casos hasta de drogas, y las autoridades no hacen nada para controlar eso. Mi hija y yo queríamos un colegio de señoritas, pero no alcanzó 20 de promedio. Tiene 18”, indicó Caicedo.

Otros familiares, en cambio, temen quedarse ahora sin cupo, puesto que pusieron la esperanza solo en los planteles tradicionales, como los nietos de Juana González, de 66 años.

“La niña fue la abanderada del pabellón de Guayaquil y el niño escolta, pero ninguno de los dos pudo ingresar ni al colegio Guayaquil ni al Vicente Rocafuerte. Ahora no sé dónde se los pueda poner, porque ya es tarde para sacar cupos”, adicionó González.

En cambio, otros, como Ana María Hidalgo, de 48 años, envió las carpetas de su hija a tres colegios por si no salía favorecida en el Guayaquil. “En el Campos Coello sí le salió el cupo. Aunque ella no quiere ese colegio, pero tocará”, contó.

Nóminas en colegios
Las listas de los alumnos seleccionados en los colegios fiscales para el octavo año de educación básica podrán ser exhibidas en los carteles de los planteles públicos hasta el 28 de enero.

Matrículas
En el colegio Guayaquil se exhibirá a partir del 1 de marzo el cronograma de matriculación para el año lectivo 2011-2012.