Brazo armado de Óscar Caranqui fue deportado

QUITO
.- La mañana de ayer, la Policía de Colombia entregó a su similar de Ecuador, en Carchi, a Gilberto Piñeiros González, colombiano involucrado en la participación de varios casos de narcotráfico y muertes por las que ha sido sentenciado e investigado Óscar Caranqui.

La detención de Piñeiros se dio en una localidad fronteriza con Ecuador. Inmediatamente fue trasladado vía terrestre hasta Rumichaca, donde se concretó la deportación del principal involucrado en la masacre ocurrida el 10 de enero del 2007 en la hacienda Capo Serio, ubicada en la localidad imbabureña de Selva Alegre.

En este caso a Piñeiros se lo acusa de ser el autor material de la muerte de Richard Zambrano, Orlando Murillo Domínguez, Carlos Junco Murieta y Raúl Gómez. Aparentemente todos fueron acribillados por un supuesto ajuste de cuentas por un tema de drogas que relacionaba a Óscar Caranqui como autor intelectual.

Cerca de las 10:00, en medio de un operativo, agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y de la Policía Judicial de Pichincha recibieron al deportado en el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito.

La Policía registró la llegada de Piñeiros bajo el nombre de José Miguel, pese a que su verdadero nombre es Gilberto.

Investigaciones policiales revelan que Piñeiros figuraba en la organización liderada por Caranqui como uno de los mejores "gatilleros" (pistoleros) que poseía la banda.

Uno de los agentes que sigue el caso indicó que Piñeiros se encargaba de realizar los trabajos fuertes y que por ello tiene mucha información de las actividades narcodelictivas de la organización que ya fue desmantelada, ya que Caranqui se encuentra detenido desde el 2007 y desde finales del 2010 fue transferido al nuevo centro de rehabilitación de máxima seguridad en Guayaquil, conocido como La Roca.

Luego de que el médico legista de la Policía Judicial revisara el estado de salud de Piñeiros fue trasladado hasta el Centro de Detención Provisional de Quito (CDP).

"Hay que extremar las medidas de seguridad con el detenido (Piñeiros), no porque pueda fugarse sino porque se conoce que su cabeza en Ecuador ya tiene precio, por la información que posee", explicó un agente.

En Ecuador, Piñeiros no solo se encuentra vinculado en casos de asesinato sino también en procesos por tráfico ilícito de estupefacientes, asociación ilícita, entre otros.