Crisis en Bolivia por el 'gasolinazo'

REUTERS
LA PAZ.- El gobierno boliviano enfrentaba ayer una masiva huelga de transportistas y amenazas de duras protestas sindicales por la sorpresiva alza de hasta el 83% de combustibles decretada el domingo por el gobierno izquierdista de Evo Morales.

Los precios de los combustibles se mantenían congelados desde hacía una década.

Según analistas, Morales no debe minimizar el riesgo de una crisis política derivada del aumento de los combustibles que podría aumentar en forma general los precios y agitaría a los sindicatos, hasta ahora aliados del gobierno. En el 2004, el entonces presidente Carlos Mesa aumentó el precio del diésel, desatando protestas que impulsaron un movimiento autonomista en Santa Cruz.

El gobernante restó importancia a las protestas y defendió el "gasolinazo" al señalar que el subsidio a los combustibles costaba $ 380 millones al año. Además adelantó que hoy anunciaría "nuevas medidas", para paliar el impacto del aumento de los combustibles, mediante un "mensaje a la nación", usado por Morales en situaciones extraordinarias, lo que muestra su preocupación por el impacto político y social del reajuste.

La unitaria Central Obrera Boliviana (COB) llamó a una reunión nacional en medio de una polémica entre su secretario ejecutivo, Pedro Montes, cercano a Morales, quien pidió anular el ajuste, y su secretario general, Felipe Machaca, quien desconoció a Montes por su afinidad con el Presidente.

Juntas de vecinos de La Paz anunciaron para mañana una "marcha de protesta", pero la huelga de transportistas públicos fracasó, pues en La Paz, Santa Cruz y Cochabamba, el servicio fue normal, pero los pasajes aumentaron sin autorización en el 50 y 100%, pese a que la Autoridad de Transportes autorizó solo el 30%.

El gobierno dice que quiere impulsar la producción de crudo haciendo atractivo el precio local del barril para que inviertan petroleras transnacionales, pero especialistas no ven esperanzas luego de que se nacionalizó la industria del gas natural. Además, el incremento acarrea un impacto inflacionario a toda la cadena productiva y a los bolsillos de los bolivianos, pues los precios podrían subir hasta el 20%, reconoció el ministro de Economía, Luis Arce.

Aumento salarial
Morales anunciará hoy en un mensaje a la nación un "significativo" aumento salarial y otras medidas para paliar el aumento de los combustibles.

"El aumento salarial compensará la inflación acumulada en el 2010 como el efecto directo de la eliminación de la subvención a los combustibles", dijo una fuente del gobierno.