Cuatro de diez ciudadanos toleran actos de corrupción

Aunque la cifra en el país sobre el rechazo a la corrupción es alta: 56,7%, cuatro de cada diez ciudadanos la toleran, revela una encuesta elaborada por la Secretaría Nacional de Transparencia de Gestión (SNTG).

Esos datos fueron dados a conocer a propósito del Día Internacional Anticorrupción –que se celebra hoy a nivel mundial–. Por esa conmemoración se realizarán eventos, en los cuales se analizará esta problemática.

Pese a que la subsecretaria de Prevención de la Secretaría de Transparencia, Valentina Ramia, no proporcionó cifras sobre el aumento o disminución de la corrupción en el Ecuador, sostuvo que ese estudio permitirá implementar las políticas y los mecanismos para prevenir este mal.

La encuesta consultó a 2.256 servidores públicos, funcionarios de empresas privadas y ciudadanos en trece provincias del país: si es mejor arreglar con la Policía para evitarse un problema; si para obtener un puesto público hay que tener ‘palancas’; y si lo malo de un funcionario público no es que robe sino que no haga nada.

El análisis conjunto de estos tres casos determinó que el 3,3% de los consultados estuvo de acuerdo con las tres acciones de corrupción; el 0,7% estuvo a favor de dos y el 36,5% solo con una.

En contraparte, el 41,5% de los consultados estuvo en desacuerdo con uno de estos actos, el 1,3 % con dos de ellos y el 14% con tres. Ello indica que el 57% de los encuestados rechaza esos actos anómalos.

La encuesta fue realizada por la SNTG en agosto pasado con el apoyo de analistas de la empresa Propraxis y expertos internacionales del Observatorio para la Paz de Colombia.

Se plantearon 26 preguntas y 62 variables y el trabajo tiene un margen de error de entre 3% en el primer grupo y 7% en los dos restantes.

Esta investigación, según Ramia, permitió a la Secretaría diagnosticar la situación actual de la ciudadanía en cuanto a su tolerancia y el rechazo de la corrupción, y a su capacidad e interés de actuar frente a aquellos actos.

Con esa herramienta determinaron tres ejes de trabajo que se fundamentan en la aplicación de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información, para que esta no se dé solo a través de una página web sino en forma presencial; la capacitación para el sector público para mejorar el servicio y la eficiencia y la educación.

Uno de estos proyectos, manifestó Valentina Ramia, incluye la aplicación del plan piloto en el Banco Nacional de Fomento (BNF), que tiene por objetivo mejorar la calidad del servicio.

Para ello, agregó, se instalarán durante el 2011 calificadores de servicio en las 440 ventanillas de las dependencias de la entidad a nivel nacional.

El resultado se publicará inmediatamente en unas pantallas que se instalarán en la misma institución.