Rusa crea método de enseñanza del español

EFE
LOS ANGELES, EE.UU..- La rusa Susanna Zaraysky aprendió español memorizando boleros mexicanos y hoy es una maestra políglota que explica su método de aprendizaje a través de su libro "El idioma es música".

"La música afecta más partes del cerebro que los idiomas y cuando escuchamos música hay más probabilidad de acordarnos de las letras que si solamente leemos algo", dijo Zaraysky, profesora suplente de español en escuelas de los distritos escolares de Cupertino y Fremont, en California.

"Por eso al aprender los idiomas como que si fuera música uno puede agarrar la melodía y eso pasa con el español que es un idioma más lúdico que el inglés, que es bastante monótono", aseguró.

Zaraysky emigró a EE.UU. junto a su familia a la edad de 3 años y creció en California, donde de niña hablaba ruso en casa e inglés en la escuela.

Sin embargo, con sus amigos hispanos comenzó a hablar español y desarrolló el gusto por los boleros clásicos mexicanos que cantaba a la edad de 16 años.

"Un día una maestra española en la secundaria nos estaba explicando el imperfecto del subjuntivo en las clases de español, nos puso las conjugaciones con el verbo ser y nos escribió una frase en la tercera persona del singular en el pizarrón que decía: como si fuera", recordó Zaraysky.

"Y yo le dije: ¡ah! ¿es como en la canción? Bésame, bésame mucho como si fuera esta noche la última vez", rememoró la hoy profesora quien después le contó a la maestra cómo se aprendía las canciones románticas en español con la ayuda de un diccionario para averiguar el significado de las palabras.

"El idioma es música" es un libro de 100 páginas publicado recientemente y que el Departamento de Estado de EE.UU. ha comprado en sus versiones en inglés y español para distribuirlo en las escuelas de idiomas de sus diplomáticos para que aprendan del método desarrollado por Zaraysky.

La escritora habla siete idiomas y para escribir su obra fue inspirada por el neurólogo británico Oliver Sacks y su libro "Musicophilia".

"Con la música se aprende el ritmo del idioma, los acentos, los sonidos, el énfasis y vocabulario, además de la gramática que en una clase normal la explicación es algo hiperaburrido", aseguró.

En la Universidad Estatal de California en San José (SJSU), el español Francisco de la Calle es maestro de español y también cree que la música es "importantísima" para la enseñanza de la lengua, por lo que recurre a discos y canciones como "anzuelo".

"Es un canal extraordinario para que los muchachos no sólo aprendan el ritmo del idioma sino para que se entretengan con él", dijo a Efe de la Calle, quien a veces busca "una misma canción interpretada por diferentes artistas hispanos para que le pongan atención a la pronunciación de las palabras con diferentes acentos".

Por su parte, Montserrat Franco, una cantante paraguaya radicada en Miami (Florida), dijo a Efe que su amor por la música en diferentes idiomas es lo que ha hecho que se convierta en políglota.

"Mi lengua materna es el español; pero los seis idiomas más que hablo en este momento son gracias a la música", aseguró Franco, quien aprendió italiano cuando recibió clases de canto lírico, el guaraní de su tierra natal cantando con los niños y el hebreo traduciendo los cantos en esa lengua al español.