Primeras 80 viviendas fiscales serán para los policías de la capital

El Ministerio del Interior y la cúpula de la Policía oficializaron ayer la entrega de 80 viviendas que serán utilizadas por uniformados que prestan servicio en unidades de Quito.

Para el general Patricio Franco, comandante de la Policía, este es un proceso que se realizará a nivel nacional y para ello se viene trabajando en la negociación de terrenos en las provincias de Manabí, Santa Elena, Orellana y Sucumbíos. Los comandantes de esas localidades son los encargados de buscar esos sitios.

Explicó que el proceso de adquisición de las 80 soluciones habitacionales para vivienda fiscal se inició el 30 de diciembre del 2009, luego de la disposición presidencial de que los fondos otorgados para juguetes de Navidad, para los hijos de los policías, fueran traspasados para esa negociación.

La pérdida de este beneficio navideño fue uno de los motivos de la protesta policial del pasado 30 de septiembre.

La compra de los departamentos, que forman el programa de vivienda fiscal Pioneros III, en Quitumbe, se la hizo por $ 3’980.000 al Instituto de Seguridad Social de la Policía (Isspol) . Cada departamento tiene 71,8 m² de construcción que incluye dos dormitorios, un cuarto de estudio, área social, cocina, comedor, 12,50 m² de parqueadero, 10,24 m² de lavandería y acceso en ascensor.

A decir del ministro del Interior, Gustavo Jalkh, esta entrega concreta una aspiración que se venía impulsando desde hace varios meses con el fin de mejorar las condiciones laborales de los integrantes de la fuerza policial.

El cabo segundo Wilson Sánchez, quien es beneficiario de uno de los 80 departamentos, afirmó que esta entrega es una ayuda enorme para la difícil economía de un policía de provincia. Indicó que los trámites para la entrega de la vivienda han sido un tanto complicados, pero que vale la pena ya que estará junto a su esposa e hijo.

Sánchez manifestó que desde hace siete años labora en Quito, aunque es oriundo de Ambato.

Lourdes, quien evitó dar su apellido, es familiar de uno de los policías beneficiados con la vivienda fiscal. Señaló que es una alegría que su hermano tenga la seguridad de una casa, pero pide que estos beneficios sean permanentes y no solo que parezca que se lo hace para “tapar lo que pasó el 30 de septiembre”.

El Ministerio del Interior anunció que entregará 400 soluciones habitacionales a nivel nacional hasta fines del 2010. Cerca de $ 10 millones se destinarán para este efecto. En los próximos cuatro años promete 1.600 departamentos.

Cada vivienda fiscal será entregada a un policía de cualquier rango por un tiempo límite de dos años. En este lapso el uniformado deberá pagar $ 50 mensuales por ocupar el departamento, cuyo dueño siempre será la Policía Nacional.