Con rezos y limpieza de tumbas se comenzó a recordar a los difuntos

Visitar con antelación a sus familiares y amigos muertos para las labores de limpieza y evitar las aglomeraciones, que se hacen hoy en el Día de los Difuntos, fueron las historias que se repitieron ayer en los cementerios Ángel María Canals, del suburbio; y en el General, que administra la Junta de Beneficencia de Guayaquil.

En el primero, los comerciantes de comida, flores y artículos varios cerraron el ingreso principal, ubicado en la calle Santa Isabel (42 S-O), donde había miembros de la Comisión de Tránsito del Guayas (CTG), desviando el tránsito por la av. Sígsig (41 S-O), además de los elementos de la Policía nacional y Metropolitana, que custodiaban el sector.

En su interior, los pintores, cargadores, cantantes y quienes ofrecían trabajo de limpieza de bóveda recibían con sus ofertas al público, que iban desde $ 10, por repintar las letras de las lápidas hasta $ 20 por plasmarles dibujos laboriosos. Mientras que los serenos costaban entre $ 5 (dos melodías) y $ 15 (un repertorio completo).

Otros, en cambio, prefirieron rendirle tributo a sus muertos limpiando ellos mismos las tumbas y quitando la maleza de los alrededores, como Sonia Ávila, de 39 años, quien se trasladó desde Rosendo Avilés y la 45 hasta el Ángel M. Canals para visitar a su hermana Germania, que falleció hace 17 años.

“Voy a estar hasta el mediodía. Hoy vine a dejar todo listo para que mañana mi familia venga a visitarla”, acotó tras contemplar las velas que encendió para pedirle a Dios que la tenga en su gloria.

Dos bóvedas después de la de Germania estaba Joaquín Gómez, de 67 años, con cuatro nietos, quienes lijaban y quitaban el sucio de las tumbas de sus familiares para pintarlas.

Pero la limpieza no fue solo para los sepulcros de los conocidos. También se dio tiempo para ayudar a las tumbas vecinas, como la familia Pincay Arteaga, que llegó de Colinas de la Martha de Roldós (norte) para rezar y colocar velas y flores a su hija, que murió a los tres meses de nacida hace 31 años. La actividad la repitieron con dos cruces abandonadas.

Similar situación se vivió en el Cementerio General, donde hoy no se pedirá cédula de identidad para ingresar. En este camposanto estarán abiertas casi todas las puertas del cementerio (a excepción de la 12 y 16). Se cerrará el tránsito vehicular en la av. Pedro Menéndez Gilbert, así como el carril derecho de la Julián Coronel.

Ángel María Canals
Habrá misas para el público a las 08:00; a las 10:00 (la preside el arzobispo de Guayaquil, Antonio Arregui); a las 11:30 y a las 15:00.

Cementerio General
Las ceremonias religiosas serán a las 09:00 y 11:00.