Bonos son opción de pago, dice Presidente

En medio de un clima de amenazas de paros, el presidente Rafael Correa insistió ayer en dos de las objeciones que hizo al proyecto de Ley de Servicios Públicos, que sustituirá a la Ley Orgánica de Servicio Civil y Carrera Administrativa del Sector Público (Losca).

El Mandatario defendió la compra de renuncias con bonos del Estado y el establecimiento de una edad tope para que los burócratas se jubilen.

Sobre el primer punto, aclaró que únicamente se trataba de una posibilidad que se aplicará en caso de que no exista dinero en efectivo para pagarle al servidor que quiera jubilarse.

Especificó que la indemnización no solo se cancelará a través de ese mecanismo, pues podría resolverse que sea el 30% en bonos y 70% en efectivo.

Dirigentes de los servidores han expresado sus dudas frente a este canje de renuncias por papeles, por la posibilidad de que estos se devalúen.

Sin embargo, el Mandatario garantizó ayer que con este mecanismo no habrá perjudicados. “¿Qué es un bono? Es un instrumento que te paga un interés y si es un bono redimible a cinco años, cada año te pago un interés de 8% o 9% y en cinco años te pago el bono”.

Correa calificó la Ley de “muy buena”, pues, entre otros motivos, mejorará “sustancialmente” las indemnizaciones de los servidores públicos.

Dijo que esto provocará una “gran avalancha de jubilaciones”, por lo cual se pensó en esta forma de financiamiento en caso de que falte presupuesto.

Algunos asambleístas de la oposición como Línder Altafuya (MPD), integrante de la Comisión de Derechos de los Trabajadores, han advertido que esto buscaría remover de las entidades públicas a miles de burócratas, para reemplazarlos con personas cercanas a PAIS.

“La solución no es inmovilizar al país. Es hacer veedurías para que no se haga trampa, para que no haya abusos”, ofreció Correa, al tiempo de cuestionar las posibles movilizaciones que anuncian algunos gremios de los trabajadores en el país.

El otro veto que el Presidente defendió ayer fue el que establece una edad límite de 65 años para que los servidores culminen sus carreras.

Correa cuestionó que se rechace este aspecto, cuando profesionales como los militares, diplomáticos e incluso los eclesiásticos poseen una edad tope para retirarse.

“Acá quieren tener carrera, lo cual implica que van a ir incrementando los sueldos y categorías, pero no edad para jubilarse. ¡Por Dios, dejémonos de demagogias!”.

Precisó que aunque el régimen no está en contra de los “viejitos”, sí se busca dar oportunidades a los jóvenes.

En ese sentido recordó que su gobierno asumió un Estado con exceso de personal, gente de edad avanzada y que mantiene prácticas burocráticas.

Mientras él daba estas declaraciones en Guayaquil, en su acostumbrada visita de los martes, en Quito el presidente de la Federación de Servidores Públicos, Miguel García, confirmó que la fecha del paro dependerá de qué definan los asambleístas de PAIS sobre los vetos. Dijo que la reunión del bloque con el Ejecutivo será mañana.

Advirtió que, por lo pronto, los servidores públicos se declararon en asambleas permanentes para analizar los efectos que traerían las renuncias pagadas con bonos estatales.

Rechazo: Municipios
Documento
La AME (Asociación de Municipalidades del Ecuador) entregó al titular de la Asamblea, Fernando Cordero, un documento que cuestiona la Ley de Servicio Público por no garantizar la autonomía de los gobiernos seccionales, al querer dar al Ministerio de Relaciones Laborales la potestad de determinar las escalas remunerativas, autorizar la contratación de extranjeros, entre otros.