Inquietud por fin del acuerdo de inversiones

Como un “mensaje negativo” para los inversionistas calificó la embajadora de Reino Unido en Ecuador, Linda Cross, la intención del Gobierno de dejar sin efecto trece acuerdos bilaterales de Protección Recíproca de Inversiones.

El 28 de septiembre de 2009, el presidente Rafael Correa envió una carta al titular de la Asamblea, Fernando Cordero, pidiéndole la aprobación de la denuncia de esos convenios. Asimismo, denunció los tratados con 13 países ante la Corte Constitucional (CC).

El argumento es que estos se contradicen con el artículo 422 de la Constitución, porque someten al Estado a arbitrajes internacionales para la solución en caso de conflictos.

La diplomática, quien estuvo en la Asamblea el lunes pasado, consideró que con la terminación de estos convenios aumenta el nivel de incertidumbre sobre Ecuador para los inversionistas privados.

Explicó que el punto principal de estos convenios es el arbitraje internacional, y citó el argumento de la Cámara Ecuatoriano-Británica, en el sentido de que esto es como un partido de fútbol: si Ecuador juega con Colombia, Ecuador no aceptaría un árbitro colombiano; así como Colombia tampoco aceptaría un ecuatoriano.

“Los inversionistas tienen opciones en dónde invertir, si es más fácil, si hay más seguridad, más certidumbre en otros países, entonces van a invertir en otros países”, agregó.

Resaltó que estos convenios son de doble vía, es decir también se protege a los inversionistas ecuatorianos en el extranjero.

La Corte Constitucional ya declaró que los convenios firmados con Alemania y Gran Bretaña no se ajustan a la actual Constitución.

“La Cancillería ecuatoriana no quiere una renegociación de los tratados porque el Gobierno está preparando una nueva ley sobre inversiones”, añadió al explicar que para los países europeos la situación se complica aún más porque entonces el tema ya pasaría a manos de la Unión Europea.

Si un país quisiera renegociar el convenio tendría que pedir autorización a la UE, y eso podría demorar hasta un año.

Una vez terminado el convenio, la protección y los términos del acuerdo se mantendrán durante 20 años para las inversiones existentes.

Tras la notificación de la denuncia, el acuerdo finalizará en un año.

Según la Embajada, citando al Banco Central, en el 2009 las inversiones británicas en Ecuador sumaron $ 4 millones en los sectores bancario, farmacéutico, seguros, automóvil, entre otros.