Del Ministerio de Finanzas al escenario del Centro Cívico

Repite con insistencia que no es artista. Sin embargo, María Elsa Viteri, la ex ministra de Finanzas, realizará mañana una actividad reservada solo a los cantantes: presentará su primer álbum, Mis tantas voces, un disco que contiene siete canciones de corte popular, y será la solista invitada de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil, en la segunda parte del concierto que la institución musical ofrecerá en el Teatro Centro Cívico.

“Es el programa de la orquesta. Recordemos que la Sinfónica cada semana ofrece conciertos, solo que ese día pasará algo que no pasa normalmente: me han invitado a cantar unas canciones”, señala Viteri, como tratando de restarle relevancia a su inclusión en esta presentación. Pero enseguida, exultante, se anima a decir: “Habrá una sorpresa para el final”.

Comenta que se trata de una canción inédita, con lírica de la poeta ecuatoriana Patricia Velázquez, musicalizada por Davit Harutyunyan, director de la Sinfónica, la que interpretará en la velada. Refiere que no cantará todas las canciones del CD, integrado, entre otras melodías, por Yo vendo unos ojos negros, La cigarra, Cantinero de Cuba y Chabuca limeña, sino tres, y la que ella llama la sorpresa.

El concierto contrasta con lo asegurado en mayo pasado por el maestro Harutyunyan, de que en esta temporada no habría repertorio popular.

Las últimas semanas han sido de trabajo intenso para la ex ministra –quien luce una figura con menos peso–, pues ha cambiado las jornadas de trabajo de oficina y su relación con los números por extensos ensayos, primero para grabar su disco y, posteriormente, para alistarse para el concierto de mañana, que será de entrada libre y que se inscribe en el proyecto Amigos de la Sinfónica.

Los fondos que se recauden de la venta del disco serán destinados a la orquesta, dice Gorky Elizalde, director ejecutivo de la entidad, y con ellos se impulsarán proyectos culturales. “María Elsa tiene un talento natural, tiene un timbre hermosísimo y tiene esa fuerza espiritual que es imprescindible para los artistas reales”, afirma Elizalde. En el disco, del que según manifestó Viteri se editarán 10.000 ejemplares, no intervienen los músicos de la Sinfónica de Guayaquil. Este cuenta con los arreglos de Alejandro Cañote y la producción musical de Daniel Sais. El productor general es Xavier Velázquez.

Viteri relata, entre risas, que musicalmente nació en el grupo Necedades, como ella llama, en broma, a sus ex compañeros del Gabinete presidencial, con quienes cantaba en reuniones. Y como ya no es parte del grupo Necedades, canta como solista. Pero añade que su gusto por la música le viene desde siempre, porque su madre cantaba, aunque no de manera profesional, y también su hermana. Ellas son las verdaderas artistas, asegura. Sin embargo, no se atrevieron a cantar ante grandes públicos.

“Yo no le saco el poto a la jeringa”, dice. Y con esa frase ilustra que le gusta enfrentar retos y entregarse a lo que ama, siempre y cuando, aclara, no le cause daño a otros. Ese es su límite, anota. “Mientras no dañe el tímpano de la gente, seguiré cantando”, afirma, a la par que revela que sus pasiones son varias: escribir, bailar, cocinar y también hacer piñatas. “Todos mis sobrinos tuvieron piñatas hechas por su tía y piñatas inéditas, porque hacía unas que no había en el mercado, para que tuvieran un valor agregado”, relata.

Del disco cuenta que en él incluyó las canciones que le gusta cantar, y que, además, posean una lírica con un alto contenido filosófico o que tengan significación en su vida. En la selección, manifiesta, tuvo sugerencias de la cantante Beatriz Gil, a quien conoce desde hace años y últimamente se ha convertido en su maestra, pues Viteri decidió tomar clases de canto con ella. Y aunque insiste en que no es artista, por ahora ensaya para su debut junto a la Sinfónica. “Lo que soy es una mujer que se entrega apasionadamente en todo lo que hace y a quien le divierte hacer lo que hace”, resume. Dice que en todo esto, la más encantada es ella.

Datos
El concierto de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil se realizará mañana, a las 19:30, en el Teatro Centro Cívico (avenida Quito y Bolivia).

Tendrá como cantante invitada a María Elsa Viteri, ex ministra de Finanzas. La entrada es gratuita.

“María Elsa es una persona muy musical, con un timbre grave, agradable. Tiene mucho tesón y cuando se propone las cosas las logra”.
Beatriz Gil, Cantante

“Davit Harutyunyan (director de la Sinfónica) ha sido muy bondadoso conmigo y me ha tratado muy bien. Cuando yo me oigo fatal, él me dice: muy bien”.
María Elsa Viteri