La importación de motos baja 61,58%, pero el ensamble sube

Después de experimentar una vertiginosa carrera comercial que dejó seis años  de  continuo y acelerado crecimiento, el sector importador de motos no pudo mantener ese ritmo y registró una caída el año pasado, una de las más bajas desde inicios de la dolarización.

Cerrados los balances, los números del negocio reflejan que hubo un bajón no solo en las ventas, sino en las importaciones, que cayeron en el orden del 61,58%. Significa que no entraron al país 64.717 motocicletas, si se comparan las importaciones del periodo anterior.

La reducción se atribuye a la restricción de importaciones que determinó el Gobierno, algunas de las cuales se mantendrán hasta julio; las condiciones de un consumidor que no estaba dispuesto a asumir un mayor costo; y al hecho de que algunas marcas comenzaron a ensamblar en el país.

El efecto fue significativo si se considera que es un mercado que se nutre principalmente de un producto importado y que había pasado de 17.000 unidades, en el 2003, a 105.093 en el 2008, un rubro que por número de unidades ya emulaba, de cerca, a las ventas del mercado automotriz (112.684, en el 2008).

Al momento, las medidas que tenían los importadores se están levantando.  Así, por ejemplo, la salvaguardia que se fijó a las motos de Colombia se elimina paulatinamente y se prevé que para el 23 de julio se retirarán definitivamente.

Por ello, Martín Cucalón, presidente de la Asociación Ecuatoriana Automotriz y vicepresidente ejecutivo de Comandato (grupo que comercializa Suzuki), estima que, dado el nuevo escenario, la importación crecerá con respecto al 2009 y podría ubicarse entre 60.000 y 70.000 unidades.

Sin embargo, el alza se situaría en rangos que se acercan más a los históricos importados en el 2005 (60.000 unidades) y no a los récords del 2007 o 2008,  en los que  se ingresó más de 100 mil motocicletas.

Datos de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade), que  consolida cifras del negocio de motos, determinan que el 83% de las motocicletas importadas llegó de China. El resto se embarcó desde Brasil, Colombia, India y otras naciones.

De ello se desprende que la marca que trajo más de 10.000 unidades fue Suzuki. Luego está Honda (que comercializa una empresa del grupo Eljuri) con 3.563 unidades, que este año entró a competir con fuerza en el mercado de la Costa, al instalar una megatienda.

En tercer lugar, y con un similar volumen, se ubica la china Shineray, con 3.340, marca que en el 2008 se situó en un segundo puesto con más de 10 mil unidades importadas.

Precisamente, en medio del clima de restricciones, Shineray decidió variar su estrategia y ensamblar el grueso de sus producción en Ecuador.

“Estamos hoy en día ensamblando todo lo que en su momento la marca Shineray traía en CBU (complete built up), esto es alrededor de 11.000 unidades”, asegura Luigi Manya, gerente de MassLine, compañía que arma las motos.

Para Manya, el negocio de motos sigue en desarrollo, por lo que cree el crecimiento aún será constante. “Para nosotros será mejor que el 2009”.

Motos con piezas chinas

Si por un lado las restricciones mermaron la importación de motos armadas, el ingreso de partes para el ensamble nacional tuvo un aliciente. Varias marcas, con piezas de  origen chino, se están armando en plantas de Azuay y Guayas.

Suramericana de Motores (Motsur), situada en Cuenca, arrancó el ensamblaje en el segundo semestre del 2008, con un cupo pequeño que le permitió producir unas 2.600 motos con partes que se trajeron de China. El año pasado su producción sobrepasó las 10 mil unidades.

Arturo Calderón, gerente de Motsur, afirma que el mercado de las motocicletas se muestra interesante y aún tiene posibilidades de crecer.

En Guayaquil también se empezaron a ensamblar motos de Shineray, un sello que en los últimos años se ubicó en el ranking de las principales marcas importadas.

MassLine, que inició  el ensamble en agosto del 2009, tiene una capacidad de producción de 30.000 motos al año.  Pero en el 2010  tiene la meta de  ensamblar 15.000 unidades.