Piñón Fijo, un artista que ama sorprenderse

Sacarles una sonrisa no solo a los niños, sino a personas de toda edad ha sido siempre el objetivo del payaso argentino Piñón Fijo.

Este artista de las bromas, muy reconocido en su país, llegó a Ecuador a realizar una serie de presentaciones en una cadena de centros comerciales y a promocionar los temas que ha compuesto a lo largo de su carrera.

Piñón, que luce un atuendo de colores primarios, la cara pintada de blanco, un corazón rojo en la boca y dos lágrimas negras, tuvo sus inicios como comediante en su natal provincia de Córdoba. Cuenta que, como la mayoría de los argentinos, quiso ser futbolista, pero que se decidió por el espectáculo porque “como futbolista era un payaso”.

 Antes de adquirir el nombre Piñón Fijo repartía volantes en una bicicleta, y en el momento de iniciarse en su arte decidió escoger palabras relacionadas con estas (algunos modelos de bicicletas tienen un mecanismo llamado así). Sus shows callejeros lo hicieron ganar reconocimiento, por lo que empezó a realizar actos en teatros cerrados y luego entró a la televisión.

Hace nueve años llegó a un canal argentino y estrenó el programa ‘Piñón Fijo es mi nombre’. Allí tuvo la oportunidad de trabajar con Unicef en una campaña de apoyo infantil, además de realizar giras nacionales e internacionales.

En estos años Piñón se descubrió como cantante. Desde el 2001 hasta el 2009 lanzó ocho discos, entre los que destacan Con aire de las sierras, Por los chicos... vivo, Los chicos también y Bailando como Piñón, álbumes que ganaron discos de oro y platino por sus ventas.

Los temas del comediante se caracterizan por tener mensajes educativos como el proceso para lavarse los dientes, aprender las vocales, entre otros.

Por su trabajo obtuvo un premio Martín Fierro (galardones de la televisión argentina) y tuvo la oportunidad de irse a España. “En cada país tienes que comenzar de nuevo, luchar y trabajar mucho para que te reconozcan”, explica Piñón, quien en la vida lejos del escenario se llama Fabián Gómez. Y agrega: “Precisamente eso es lo interesante de ser comediante, el llegar a un lugar distinto y sacarle sonrisas a gente que nunca imaginaste conocer”.

Piñón Fijo, quien tiene un programa en la televisión y está planeando el lanzamiento de un disco y de una película con sus relatos de vida, estará en el país hasta el 28 de abril realizando shows. Hoy se presenta en Santo Domingo de los Tsáchilas y desde mañana recorrerá los centros comerciales Riocentro de Guayaquil (Ceibos, Sur y Entre Ríos).

Para Piñón Fijo, lo mejor de su trabajo como comediante es que es una forma de vida más que una obligación y los niños han sido sus principales maestros, pues le han enseñado “que los adultos no debemos de jar de sorprendernos de las cosas nunca”.