Indígenas creen que la estrategia del gobierno es dividir sus bases

La asamblea de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) se inició ayer con la molestia de sus dirigentes por la actitud del Gobierno de intentar dividirlos a través de ofrecimientos y proyectos.

Mientras las máximas autoridades de la Conaie y de sus tres regionales: Ecuarunari (Sierra), Confenae (Amazonía) y Conaice (Costa) iniciaron los debates para definir una posición única frente al régimen, dirigentes de distintas comunidades del pueblo shuar-arutam participaron en una reunión con varios secretarios de Estado.

“Acá estamos los dirigentes quienes realmente representamos a las bases de todo el movimiento”, dijo Marlon Santi, presidente de la Conaie, en su discurso de inauguración de la asamblea.

Sin embargo, la posición de la organización y de su dirigencia ya no es desconocer, ni rechazar los proyectos gubernamentales, sino asumirlos como el cumplimiento de derechos al sector indígena, por su postergación durante años.

El vicepresidente de la Conaie, Miguel Guatemal, puntualizó que los programas y obras que ejecuta el régimen en el país es gracias al aporte de todos los ecuatorianos, pero que eso no implica el respaldo al oficialismo.

Señaló que esa es una muestra de desesperación del presidente Rafael Correa, pues conoce la fuerza del movimiento, que quedó demostrado con la presencia de más de 400 delegados de las distintas nacionalidades ayer en Ambato.

“Nosotros no aceptaremos dádivas para cambiar nuestra posición. En el caso de las frecuencias no permitiremos que nos las den a cambio de difundir la gestión de Correa”, dijo.

José Acacho, presidente de la Federación Shuar, manifestó que siempre son víctimas de las políticas de “migajas”, pero eso no significa un distanciamiento de la filosofía del movimiento indígena de ir a la plurinacionalidad y a la defensa de los recursos naturales.

Además, la Conaie busca el respaldo de otros sectores de izquierda. En la asamblea participaron los asambleístas del MPD y de Pachakutik para delinear una estrategia única y enfrentar las políticas del Gobierno en minería, ley de aguas, educación intercultural.

En la mañana fue expulsado del teatro de la sede del Sindicato de Choferes de Tungurahua (lugar de la Asamblea) un ciudadano a quien se le acusó de ser infiltrado del régimen.

Pero los efectos de la gestión del Ejecutivo dentro de algunas nacionalidades parecen surtir efecto. Ese es el caso de la nacionalidad Cofán, de Sucumbíos, en la que ya existe una marcada división.

El dirigente Raúl Tapuy informó que existe un grupo en su comunidad que apoya al presidente Rafael Correa, pues fueron convencidos a través del plan Socio Bosque.

En tanto, las tres regionales ratificaron su postura frente a los diálogos con el Gobierno.

Delfín Tenesaca, presidente de la Ecuarunari, afirmó la decisión de su organización de iniciar una movilización, tesis compartida por la Confenae (Amazonía), quien insistió en sus críticas al Jefe de Estado.

La Conaice, a través de su presidente, Raúl Tapuyo, enfatizó su postura de evitar una posible movilización y de insistir con las conversaciones con el Gobierno, pero bajo nuevas condiciones.

Textuales: Tres posiciones
Marlon Santi
PRESIDENTE DE LA CONAIE
“Nosotros no somos utilizados por la derecha. El movimiento indígena tiene su propia trayectoria política”.

Humberto Cholango
EX PRESIDENTE DE LA ECUARUNARI
“El Gobierno tiene una postura colonialista, al querer comprarnos con frecuencias o bonos”.

Lourdes Tibán
ASAMBLEÍSTA PACHAKUTIK
“El Gobierno está temblando por las acciones de la Conaie. Por eso son todas las cadenas nacionales que realiza”.