Dolor en familias por cambio de bebés en la maternidad

“A veces llora y no lo quiero coger”, reconoce afligida María, una mujer de 18 años. Habla de su segundo hijo de cuatro meses, que no supo que era suyo hasta hace tres semanas, cuando una prueba de ADN confirmó una sospecha. En la maternidad Mariana de Jesús le cambiaron a su bebé.

“Fue un error que puede pasar en todos lados”, se excusa Eduardo Verdesoto, director provincial de Salud del Guayas, quien indica que los niños nacieron con dos minutos de diferencia en la misma sala de parto y que la auxiliar de enfermería encargada de poner el brazalete no lo puso a tiempo y luego se confundió.

En la casa de la familia de María las explicaciones no significan mucho. Ocho días después de nacido su bebé,  recuerda que tuvo que regresar al hospital para un chequeo y allí encontró a la mujer con la que compartió la sala de parto. Una frase como “tu niño tiene ojos claros como los míos”, recuerda que fue la primera insinuación de que algo estaba mal.
 
“Creí que me quería quitar al niño”, relata, “ella fue a hablar con mi mamá porque sospechaba”, continúa.

“Nosotros creíamos que los ojitos se le iban a oscurecer, pero se le hicieron más claros”, cuenta, y admite que en ese momento pensó que el cambio podía concretarse. Fueron a la maternidad, hablaron y lo siguiente fue una prueba de ADN. Después, el cambio de bebés, cuando tenían más de tres meses.

“No creí que todo sería tan rápido”, dice confundida  María, quien señala que el día que se realizó el cambio de los niños no sabía que ese era el motivo de la reunión.

Ahora prefiere dejar las fotos del nene al que ya no ve en manos de su madre, mirarlas la hace llorar. “Aún no tengo fotos con él”, dice con su verdadero hijo en las manos. “Todavía no es lo mismo”, agrega tímida.

Lucy Jurado, directora de la maternidad, indica que ya se inició un proceso de visto bueno para la auxiliar de enfermería que realizó el cambio y recalca que desde que se tuvo la certeza del intercambio se ha dado atención psicológica a las familias.

Sin embargo, la familia de María dice que no ha recibido ese servicio. “Nos dijeron que iban a venir y no vienen. También nos dijeron que nos iban a dar dinero para el bebe, pero nada”, reclama la mujer.

Eduardo Verdesoto indicó que la propuesta de dar atención psicológica ha sido constante, pero que las familias no han accedido al tratamiento.

El Director Provincial, además, dijo que se ofreció trabajo en el Ministerio a los miembros de las familias, pero que en ambos casos las propuestas no fueron aceptadas.

Exámenes
La prueba de ADN de los niños se realizó en la Cruz Roja del Guayas y los padres tuvieron que esperar un mes y medio para obtener los resultados. El Ministerio cubrió los gastos.

Intercambio
Según Lucy Jurado, directora de la maternidad Mariana de Jesús, esta es la primera vez que se da una situación así en la institución.