Solo Gabriel Fernández

Vino hace seis meses para un concierto de reencuentro entre Los Chamos, de Venezuela, Los Chicos y Menudo, de Puerto Rico. Sucedió en junio pasado y entonces Gabriel Fernández, conocido desde los ochenta hasta la fecha como el Chamo, reveló su interés de abrir en Ecuador una academia de artes escénicas.

Nuevamente en suelo ecuatoriano, el artista, que llegó el viernes anterior desde México, donde reside, cuenta que vino a concretar su plan, alentar la realización de un programa radial bajo su conducción y dar a conocer una nueva producción discográfica.

Se titula Hazme gritar, la concluyó hace tres meses, consta de quince temas y su corte es variado, pues va del pop a la música latina.

Uno de sus promocionales es Y todavía, del cantautor italo-venezolano Franco de Vita, de quien es amigo desde la década de los ochenta.

Hazme gritar, contó, es una canción romántica y fuerte. No es explícita, pero sí describe las sensaciones que se experimentan en pareja. Por ahora, expresó Gabriel, no se la dedica a nadie (solo a su público), pues está solo “y con ganas de encontrar una mujer que me haga establecer”.

De buen carácter, dinámico y revelador, el también actor comentó que grabará para Ecuador un disco similar al que presenta. Tendrá tres canciones menos que el original “y lo haré no solo para promocionar el producto sino para agradecer el apoyo de los  ecuatorianos. Es posible que se llame Y todavía”.

Además de actualizar su discografía, pues llevaba varios años sin grabar, Gabriel anotó que con Hazme gritar busca mostrar su nueva faceta. Aquella en la que elimina el apelativo de el Chamo, ganado por integrar el grupo ochentero. “Esa etapa terminó. Ahora soy más maduro y quiero música con otra onda”.

Gabriel grabó Hazme gritar entre Venezuela y Miami (EE.UU.). Su sello es independiente, pero en México lo promocionará con Warner Music. “En  Perú, Guatemala, El Salvador, Venezuela y Ecuador su distribución correrá por mi cuenta”, indicó, y aseguró que continuará en la actuación “porque me mata”.

Para él, actuar y cantar son adrenalinas diferentes y explosivas, y se prepara a diario. La primera la estudia desde hace 18 años y le ha permitido intervenir en casi una veintena de telenovelas, cuatro películas y varias series, entre ellas Satisfacción.

De los dramas televisivos trajo a la memoria Cristal, Amanda Sabater, El engaño, Quinceañera, Entrega total, Dulce ilusión, Carita pintada, Amor mío, Caríssima y Te tengo en salsa. En unas ha sido protagonista y en otras, antagonista, rol que aseguró disfrutar. Gabriel celebrará la Navidad en el país.