Quebrada es el botadero en Palanda

Ante la mirada indiferente de propios y extraños diariamente se arrojan unas tres toneladas de basura a un barranco, a dos kilómetros de la ciudad de Palanda, que con el tiempo se ha convertido en una extensa zona poblada de plásticos, botellas, latas, colchones, muebles y restos de alimentos.

En este sitio las aves de rapiña, perros y ratas disputan un bocado, y todo va hasta las aguas del río Palanda.

Moradores de la zona señalan que desde hace más de diez años, la basura que se genera en las poblaciones de Palanda y Valladolid, es recogida por el Municipio de Palanda y arrojada a este sitio.

Las familias, que piden no ser identificadas para evitar retaliaciones del Municipio, comentan que hay días que la basura se vuelve insoportable por los malos olores y moscas que llegan hasta sus casas.

El alcalde de Palanda, Segundo Mejía, quien cumple su tercer periodo consecutivo, responsabilizó a los concejales por oponerse a la compra del terreno para la construcción del relleno sanitario.

El año pasado el Municipio compró un vehículo recolector  para transportar la basura.

El Concejo de Palanda en el año 2001 expidió una ordenanza para la administración, recaudación y control de la tasa de recolección de basura por la cual se cobra un dólar a todos los usuarios del agua potable que suman 800 familias.