Código de barras genético para plantas y animales

Una nueva técnica que permite analizar de forma rápida y barata el ADN de plantas y animales, denominada "código de barras genético", jugará un papel fundamental en la lucha contra múltiples enfermedades y el contrabando de especies dijeron un grupo de científicos internacionales.

Alrededor de 350 expertos de 50 países de todo el mundo iniciarán en México la III Conferencia Internacional del Código de Barras de la Vida durante la que se intentará finalizar un histórico acuerdo que abrirá el camino para luchar de forma efectiva contra el comercio ilegal de madera.

El secretario ejecutivo del Consorcio del Código de Barra de la Vida (CBOL, por su sigla en inglés), David Schindle, explicó a Efe que en poco tiempo, la técnica iniciada en la Universidad Guelph de Canadá, se va a convertir en una herramienta fundamental para multitud de agencias gubernamentales.

La tecnología del código de barras ADN se basa en el análisis de una mínima parte de un gen de la mitocondria de una célula animal y que permite diferenciar entre distintas especies.

Para ello, sólo se necesita una pequeña muestra de tejido (un miligramo es suficiente), el coste de su análisis es muy inferior (entre 2 y 3 dólares) al de otras partes del genoma y se puede realizar en sólo dos o tres horas.

Schindle señaló que una de las principales tareas de la reunión de México será determinar que cantidad de materia genética es necesaria para identificar de forma segura distintas especies vegetales.

Una vez establecida la norma, se abrirá la puerta para mecanismos de análisis que permitan señalar, por ejemplo, si un cargamento de madera exportado de un país a otro es legal o si pertenece a una especie protegida.

En frica, la tecnología del código de barras genético está permitiendo luchar contra la venta ilegal de carne de animales protegidos. En Estados Unidos, uno de los usos de esta técnica será determinar con exactitud las especies de productos pesqueros importados al país.

En Brasil, el código de barras permitió identificar como pertenecientes a especies protegidas los 58 huevos que un contrabandista intentó sacar del país en 2003.

La doctora Patricia Escalante, directora del Departamento de Zoología del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam) dijo a Efe que el código de barras será una herramienta fundamental para preservar la biodiversidad mexicana y luchar contra enfermedades.

"México es uno de los cinco países del mundo con más biodiversidad, es muy importante tener inventarios de su flora y fauna y mejores herramientas para su control y regulación. Vimos en este proyecto muchísima promesa" afirmó.

"Un aspecto importante es el de las enfermedades transmitidas por vectores. Con el cambio climático están aumentando enfermedades como el dengue, la malaria o el mal de chagas. Tenemos que identificar más rápido tanto el vector, el patógeno, como el reservorio. Esta es una aplicación que va a ser muy rápidamente adoptada.

Por su parte, Schindel añadió que "los científicos de la biodiversidad están utilizando la tecnología del ADN para descifrar misterios de la misma forma que los detectives lo utilizan para resolver crímenes. Está teniendo un profundo impacto en nuestro entendimiento de organismo y como interactúan en el medio ambiente".