Gobierno anuncia plan para reducir desempleo

El presidente de la República, Rafael Correa, anunció ayer la disponibilidad de 2.555 millones de dólares para la reactivación de la economía y reducción de la tasa de desempleo que se ubica en el 9,1%.

Junto a los ministros del sector productivo y Carlos Vallejo, presidente del directorio del Banco Central del Ecuador, el Primer Mandatario confirmó que $ 1.782 millones de la Reserva Internacional de Libre Disponibilidad regresarán al país y la localización de aproximadamente $ 773 millones de las cuentas del Central.

De esos recursos, el Mandatario comunicó la entrega de más de $ 1.500 millones al sector de la construcción, crédito a través de la banca pública y proyectos eléctricos y sociales.

Correa señaló que la construcción es uno de los sectores más dinamizadores y generadores de empleo.

Así, se inyectarán $ 600 millones para la edificación de viviendas, $ 200 millones a través del Banco del Pacífico con una tasa de interés del 5% y doce años, $ 200 millones al Banco de Vivienda para el financiamiento de proyectos habitacionales y $ 200 millones para la entrega de un bono de $ 5.000 a quienes adquieran  una casa cuyo valor no sobrepase los $ 60.000 hasta julio del 2010.
 
Se colocarán cerca de $ 110 millones en el Banco del Estado (BEDE) para préstamos a los gobiernos locales e incentivo de la obra pública.

A la Corporación Financiera Nacional (CFN) se le inyectarán $ 130 millones para refinanciamiento de cartera a menor tasa de interés de las compañías con deudas.

“En este momento muchas empresas en el campo florícola están endeudadas. No tienen capacidad de pago y les está quitando capacidad de operación”, aseveró Correa.

Se duplicará a $ 840 el crédito de desarrollo humano y se ampliará el plazo a dos años para el pago. Esto será entregado por el Banco Nacional de Fomento (BNF). Además se brindará capacitación a los beneficiarios.

En tanto, de los recursos de la caja del BCE, que según Correa estaban inmovilizados y camuflados bajo los balances, se utilizarán $ 494 millones en planes de inversión como son proyectos eléctricos como Mazar y Sopladora, el crecimiento del Programa Socio Vivienda, la construcción de quince escuelas del Milenio, entre otros.

El presidente Correa aclaró que más de $ 200 millones aún no se pueden utilizar porque faltan normas legales.

El Jefe de Estado recalcó que estos recursos están a disposición del Estado gracias a que el Central ya no es autónomo, pues estos siempre existieron, sino que nunca se usaron por falta de “sentido de patria”.

Insistió en que la crisis internacional sí afectó fuertemente al país tras la caída de los precios del petróleo, remesas de migrantes.

Además, que el aumento del desempleo se debe a factores por la baja exportación de productos no tradicionales, las restricciones al comercio exterior que se tuvieron que implementar para evitar el colapso de la dolarización y por el cambio en autoridades seccionales, lo que provocó la paralización de la obra pública local.

“Nosotros no vamos a caer en las políticas de paquetazos, ajustes que tanto pobreza como ira popular generaron”, mencionó.

Rafael Correa
Presidente de la República
“Este es un programa central gracias a los recursos que hemos rescatado del Banco Central”.

“(Los fondos) estaban inmovilizados o, peor aún, invertidos fuera, financiando a los países más ricos”.

Lo que se sabe

Balanza de pagos
“Se cumplirán tres años de Gobierno y recién existe un anuncio para resolver esos problemas (de desempleo). Lo curioso es que no se sostiene en políticas globales a largo plazo: inversión, ciencia y tecnología, salarios, sino en anuncios”, aseguró el analista económico Pablo Dávalos.

Dávalos estimó que los $ 1.782 millones que se piensa traer al país aumentarán la liquidez de la economía y eso presionará la balanza de pagos (que mide el saldo del país), poniendo en riesgo la dolarización.

Eso, porque Ecuador no dispone de una industria nacional que pueda satisfacer la demanda de bienes y servicios, por tanto, se tenderá a la importación, reveló.

Reservas
Las propuestas para reducir el desempleo en el país dejarán los peores resultados, pese a las buenas intenciones, consideró el analista financiero Ramiro Crespo. Eso porque las instituciones públicas no son buenas administradoras.

A criterio de Crespo, el Jefe de Estado pretende sustituir con el dinero de la reserva internacional la inversión extranjera que no está llegando al país. “Como cualquier familia, es importante tener un colchón de ahorro, pero ese se está gastando al tratar de reactivar la economía”, comentó Crespo.

La repatriación de la reserva, sin embargo, no trae consigo ningún riesgo porque no cumple ninguna función macro, pero sí se podría perder todo en el momento en que el Estado pone “todos los huevos en una misma canasta”.