Cancillería de Ecuador pone en marcha el bus consular

El Ministerio ecuatoriano de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración está inmerso en la definición de un "mapa de ruta" para el trabajo de una unidad móvil de servicio consular.

Así lo confirmó el subsecretario de Servicios Consulares y Migratorios, Jacques Ramírez, al precisar que a principios de mes se tuvo ya una primera experiencia con la unidad móvil en Guayas.

El bus remodelado que se utiliza para la prestación de los servicios consulares llegará a los cantones más alejados de Ecuador, puntualizó al anotar que en principio se ha establecido que acompañará a los gabinetes itinerantes que se desarrollan cada tres semanas.

Con la iniciativa se pretende desconcentrar servicios como legalizaciones, apostilla y expedición de pasaportes, con el objetivo de mejorar el acceso de la población que requiere realizar estos trámites y que se ve obligada a viajar hasta Quito, Guayaquil, Cuenca o Manta para realizarlos.

Ramírez aclaró que, de momento, se ofrecen los servicios de apostilla para que se puedan legalizar documentos, y la recolección de datos para pasaportes.

"La idea es que, para finales de este año o a principios del próximo ya, incluso, emitiremos los pasaportes dentro de la unidad móvil", indicó el funcionario al señalar que habrá un equipo de avanzada que informe sobre la llegada de la unidad móvil.

El vehículo, equipado con tecnología informática adecuada y personal calificado, tiene una capacidad de atención de 60 a 80 personas al día.

El personal a cargo de la unidad también entregará material informativo sobre legalizaciones, pasaportes y trabajo en el extranjero.

"La unidad es parte de la nueva filosofía dentro de la cancillería de enfocarnos hacia una diplomacia ciudadana", que busca "un vínculo más fuerte con nuestros ciudadanos tanto en el exterior como con los que están en el país", comentó.

La emigración aumentó en Ecuador desde 1999 cuando se produjo una de las peores crisis financieras de este país andino que se saldó con el cierre de varios bancos y el paso de otros a manos del Estado.

Ramírez indicó que están afinando un "mapa de ruta" para determinar a qué zonas deben llegar con la unidad móvil.

Se trata, argumentó, "de aumentar la atención a las zonas más alejadas, donde no tenemos oficinas, donde no hay presencia de la cancillería".

Apuntó que "la idea es llegar a los sitios donde la gente necesita este servicio y donde les resulta un poco complicado moverse a las ciudades principales: Quito, Guayaquil o Cuenca".