Oliver Stone: Un director que agita con sus imágenes

El reciente Festival de Cine de Venecia se convirtió en un avispero cuando, cual estrella del  jet set  internacional, desfiló por la alfombra  roja un personaje que poco o nada tiene que ver con el mundo del espectáculo: el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien asistió a presentar el documental Al sur de la frontera, del que es protagonista. El mentalizador de este filme, que ya ha levantado polémica, es Oliver Stone.

Nacido en Nueva York en 1946, este cineasta se ha convertido en uno de los directores más controversiales de los últimos 25 años. Aunque irregular en cuanto a la calidad, todas sus películas tienen en común generar debates, al hacer un retrato amargo y cruel de la sociedad norteamericana.

Este héroe de la guerra de Vietnam,  galardonado con tres premios Oscar, ha hecho de la política contestataria el ingrediente principal de sus cintas.

Inició su carrera en el cine escribiendo guiones en películas como Expreso de medianoche (1978), de Alan Parker, trabajo por el cual ganó su primer Oscar; Conan el bárbaro (1982), y El precio del poder (1983), de Brian de Palma.

Uno de los temas referenciales en su obra fílmica es la guerra de Vietnam durante la década de los sesenta,  donde Oliver Stone combatió y fue herido.  En sus cintas hace una profunda reflexión sobre el intervencionismo de  Estados Unidos en el Sudeste de Asia y las maquinaciones del poder político e industrial dentro de la sociedad norteamericana.

Producto de este análisis ofreció una trilogía que comenzó con Platoon (1986), que le otorgó su primer Oscar como director. En esta película sumerge al espectador en las profundidades de la jungla vietnamita. Cuenta las peripecias del joven recluta Chris  Taylor , álter ego del director, y la pérdida de la inocencia en la brutalidad de la guerra.

Siguiendo esa línea argumental, dirigió su siguiente proyecto, Nacido el 4 de julio (1988), basado en las memorias del veterano de guerra Ron Kovic, quien quedó discapacitado por heridas recibidas en Vietnam y al que encarnó Tom Cruise. En esta ocasión  el director mostró el impacto que tiene la guerra y cómo resulta difícil la reinserción de los veteranos en la sociedad, más aún si tienen  discapacidades.  Esta cinta le dio su segundo Oscar.

La trilogía se cerró con Entre el cielo y la tierra (1993), el amor entre una vietnamita y un soldado norteamericano, marcados por la tragedia del conflicto, pero que termina con una especie de reconciliación entre los dos pueblos. Una obra regular que no tuvo éxito.

Dentro de su etapa de fustigación al capitalismo, está Wall Street (1987), un ataque frontal al símbolo del poder financiero de EE.UU., una crítica sobre el mundo de las altas finanzas.

Su visión sobre Latinoamérica no es nueva. En 1986 criticó la injerencia norteamericana en Centroamérica en la cinta Salvador, en la que denunciaba los crímenes de los escuadrones de la muerte, y manifestaba su simpatía por los insurgentes de ese país.

En 1991 dirigió JFK, una de sus mejores películas. En ella hizo una mezcla de realidad y ficción. La teoría de la conspiración en  la muerte del presidente John F. Kennedy se vio reforzada con esta cinta.

Además, el filme es una declaración de admiración al ex mandatario. Los medios de comunicación y el papel que juegan en la sociedad tampoco han pasado inadvertidos a su mirada crítica. Un ejemplo es Asesinos natos (1994),  reflexión sobre cómo el poder mediático de la TV puede convertir en estrellas a una pareja de asesinos. Su deseo de poder descifrar la llamada seducción del poder y su influencia en la vida de los seres humanos, lo han llevado a embarcarse en la biografía de personajes claves de la historia. Tal es el caso de Nixon (1995), con Anthony Hopkins encarnando al polémico mandatario republicano; y Alexander (2004), proyecto acariciado desde su juventud, que muestra una mirada personal sobre la vida del conquistador macedonio Alejandro Magno.

Cerró este ciclo con W, una biografía sardónica sobre el presidente George W. Bush, en la que hizo un ejercicio reflexivo sobre cómo un hombre tan mediocre pudo llegar a ser presidente de la nación más poderosa del mundo.

En los últimos años ha diversificado su producción. Se ha volcado hacia el documental. Ha plasmado, por ejemplo, Comandante (2003), más de treinta horas de conversación con Fidel Castro, cinta no exenta de polémica. Oliver Stone trató de mantener cierta imparcialidad, haciendo preguntas comprometedoras como la supuesta intervención cubana durante la guerra de Vietnam, o la observación de por qué Castro utiliza zapatos Reebok originales, cuando ese producto está vetado para la mayoría de cubanos. La película provocó la ira del exilio cubano y fue retirada de la televisión.

Volvió a insistir en el tema filmando una segunda parte, titulada Looking for Fidel (2004), una nueva entrevista con Castro, teniendo como marco las ejecuciones realizadas a disidentes cubanos en La Habana. Otro tema que siempre le ha preocupado es el conflicto en el Medio Oriente, quizás por su ascendencia judía.

Realizó Persona non grata, un retrato sobre el conflicto entre Israel y Palestina en voces de algunos de sus protagonistas.

El cine de Stone debe ser mirado con objetividad. Aquel que trate de encontrar en su filmografía un rasgo antinorteamericano está equivocado. Él es un estadounidense de cepa. Al revisar  ciertas escenas clave de sus películas  esta afirmación es clara. La escena de Tom Cruise en Nacido el 4 de julio, protestando en las afueras del Partido Demócrata envuelto en la bandera de su país;  la declaración de Kevin Costner en JFK, o la escena final del rescate de los policías atrapados en los escombros de las torres gemelas en WTC, lo muestran como un abanderado de ese ciudadano ideal, inventado por los padres fundadores de la nación.

FRASES DE SUS FILMES

“Si no eres parte de la solución, eres parte del problema”.
Nacido el 4 de julio

“Se puede sonreír y seguir siendo un canalla”.
JFK

“Solamente estando en lo más profundo del valle, puede saberse lo magnífico que es estar en la cima de una montaña”.
Nixon

“Llevamos tanto tiempo jodiendo a los demás, que ya  toca que nos jodan
 a nosotros”.
Platoon

“El dinero es solo algo que necesitas en el caso de que no mueras mañana”.
Wall street

Películas

1978.Ganó un Oscar como guionista de Expreso de medianoche.
1982.Oliver Stone fue uno de los guionistas de Conan el bárbaro.
1983.El precio del poder, de Brian de Palma,  escrita por Stone.
1986.Platoon le valió su segundo Oscar (primero como director).
1988. Nacido el 4 de julio estuvo protagonizada por Tom Cruise.
1993. Entre el cielo y la tierra  tiene un mensaje de reconciliación.
1987.Wall Street es una crítica al mundo de las altas  finanzas.
1986.Salvador narra la guerra civil que vivió el país centroamericano.
1991.JFK es considerado uno de los mejores filmes de Stone.
1994. Asesinos natos es una reflexión del poder de los medios.
1995. El filme Nixon cuenta la vida del  ex presidente de EE. UU.
2004.Alexander es una visión de Stone acerca del macedonio.
2004.  En el filme Wexpone a  George W. Bush como un mediocre.
2003.Oliver  Stone se pasa a los documentales en  Comandante.
2004.Looking for Fidel nace  de una conversación con Castro.
2003.Persona  non grata narra el conflicto de Israel y Palestina.