¿Cuánta vitamina C necesito de verdad?

Un anuncio de televisión me llama la atención. Aparecen doce naranjas dibujadas, un símbolo de equivalencia o de igual y una cápsula de vitamina C.  El mencionado anuncio me da a entender que son muchas las naranjas necesarias para alcanzar la cantidad de vitamina C justa y que esta cápsula de vitamina C me dará lo mismo de una forma más rápida y fácil.

Un adulto mayor de 19 años requiere 45 mg de vitamina C, no más. Un adolescente (de 10 a 18 años) requiere 40 mg; un niño (de 1 a 6 años) 30 mg y una  embarazada 55 mg. La mujer lactante, con 70 mg, es quien mayor cantidad de vitamina C necesita*.

Ahora, tenga su número en mente y siga leyendo.

1 taza de kiwi posee 74 mg  de vitamina C. Media taza de brócoli contiene 158 mg. Una papa mediana 20 mg, un limón 31 y un mango 57.

Una taza de jugo de naranja son 124 mg si el jugo es fresco; si viene enlatado son 86 mg. Media taza de col de Bruselas tiene 36 mg de vitamina C y en media taza de frutillas hay 42 mg. Un pimiento entero tiene 341 (el amarillo) y un cuarto de melón  68 mg.

Entonces, ¿por qué esta necesidad desmesurada de vitamina C? Me entristece cuando escucho a gente decir que toma estos suplementos por miedo a no consumir la cantidad justa, miedos que son infundidos por los mismos productores de cápsulas de vitamina C.

Por esa razón, repito mi recomendación de buscar profesionales que no tengan ataduras comerciales y que les puedan explicar sin torceduras cuáles son sus requerimientos diarios.  La lucha a la desinformación es desigual si quienes nos educan son los que sacan este tipo de propagandas, así que haga su parte.

*Otras tablas hablan de 60 mg para adultos, 40 para adolescentes y 95 para mujeres lactantes.