Vinos rosados para platos muy aliñados

Los vinos rosados son deliciosos, suaves y muy buenos acompañantes para ciertas comidas, especialmente las que tienen mucho aliño y sal.

Juan Muñoz Ramos y Jesús Ávila Granados, en su libro Todos los vinos del mundo, publicado este año, señalan que los vinos rosados se llevan muy bien con los preparados de la dieta mediterránea, platos aliñados con aceite de oliva, pastas, arroces, sopas de ajo, embutidos, canapés, tortillas españolas y ensaladas que contengan muy poca vinagreta.

El vino rosado se obtiene de uvas tintas fermentadas después de que han tenido corto contacto con las pieles, también por la mezcla de variedades de uva tinta y blanca.

Por lo general, el mosto (zumo de la uva) en el vino rosado es casi siempre blanco, y el color característico lo adquiere de la piel de la fruta y no es muy intenso, debido al poco tiempo de unión con los hollejos. También se puede obtener vino rosado de la combinación del tinto con el blanco, práctica que no es bien vista por muchas bodegas del mundo.

María Lorena Menoscal, de la importadora de vinos Arkrem (Ecuador) señala que dependerá de la cepa del vino la combinación con las comidas. “Hay vinos rosados de varias cepas y uno generalmente requiere de la ficha técnica de este para maridarlo (combinación ideal de los alimentos con el vino), con lo que se crea conveniente de acuerdo al paladar. Como aperitivo es una excelente opción”, anota la conocedora de vinos.

Agrega que son vinos jóvenes con un proceso de maceración en frío y levaduras seleccionadas, y que en el mercado local se pueden hallar los Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon, Syrah, Tempranillo, de procedencia  argentina, chilena y española.

Los precios no superan los $ 20 por tratarse de vinos jóvenes. La mejor alternativa para conservarlos ya sea en la casa o en algún otro lugar es en un wine cooler (enfriador de vinos) o en el refrigerador. 

Antes de servirlos, según Menoscal, se los debe poner a helar, y la temperatura de servicio ideal es de 8 a 10 grados centígrados. Entre los vinos rosados está el Montes Cherub, que es producido con uvas Syrah de los viñedos de El Arcángel de Marchigüe, del valle de Colchagua, en Chile. Esta bebida es de gran concentración frutal con algo de especias, frutillas, sabores florales, especialmente rosas y naranjas.

Producto
Muchas veces se puede llegar a confundir los vinos rosados con los claretes, que eran los más populares a mediados del siglo XX en España. Los claretes se elaboran con parte de uvas blancas y tintas, el zumo se fermenta con el hollejo.

El vino rosado posee un color que oscila desde un rosado muy tenue hasta un tinto leve.