El padre Paulino Toral se despide de su parroquia

Tras cumplir 17 años de servir como párroco en la iglesia San Antonio María Claret  (la Redonda), el padre Paulino Toral está listo para emprender una nueva labor como asesor en la iglesia Santa Teresita, de Samborondón.

Aunque asegura respetar la decisión de la Arquidiócesis de Guayaquil, reconoce sentirse apenado por dejar a los fieles de Urdesa Central. Sin embargo, explica que no dejará las labores que realiza en la Casa de la Vida, fundación que ayuda a mujeres embarazadas desde hace un año.

Según Toral, su cambio se debe a que la Arquidiócesis quiere entrenar a nuevos sacerdotes. Además, añade, monseñor Antonio Arregui desea que se dedique más a sus labores en la fundación.  "El Arzobispo ha visto que la Casa de la Vida es importante y quiere sacarme de las obligaciones de la parroquia de Urdesa para ayudar más en la fundación", dice Toral.

Asimismo dice que antes se dejaba a los sacerdotes en sus congregaciones, pero cree que "el traslado de parroquia es una manera del obispo de gobernar la Arquidiócesis de Guayaquil, él tiene ese criterio, y los cambios son buenos", manifiesta.

Arregui sostiene que los traspasos de los sacerdotes se realizan para ayudar en otros sectores y afirma que el de Toral no es el único que se ha hecho.

Así lo confirma Toral al indicar que el padre Juan Marín, antes ayudante de la iglesia Santa Teresita, será párroco ahora de la parroquia María Auxiliadora, que comprende los recintos La Aurora y El Buijo.

Ante el anuncio, los feligreses de Urdesa Central afirman que aceptan la decisión, pero que su partida les causa tristeza.

Así se expresó Mercedes Lozada, quien forma parte del grupo de voluntarios de la iglesia San Antonio María Claret, y que lleva alimentos todos los viernes a los enfermos de sida del hospital de Infectología.

"Él es un padre pro vida", asevera Lozada. Después explica el significado de sus palabras, al referir que el padre Toral a través de la ayuda que ha brindado a mujeres y niños necesitados en esa parroquia, "deja un legado que jamás será olvidado".

Nuevo párroco
El padre Paulino Toral manifestó que el nuevo párroco de la iglesia San Antonio María Claret será el padre Enrique Escribano, quien se posesionará a partir de mediados de julio.

Casa de la Vida
Toral manifestó que como ahora tendrá más tiempo para sus tareas dentro de la Casa Vida, preparará a los jóvenes que se ofrecen como voluntarios para trabajar en esta. Actualmente cuenta con 250 ayudantes.