La cesantía hace que nuevo jefe de Policía recorra el país

En su segundo día como comandante General de la Policía Nacional, el general Freddy Martínez anunció que desde la próxima semana hará un recorrido por los comandos provinciales del país para tranquilizar a los mandos medios y bajos de la institución.

Lo que preocupa al jefe policial es la tensión que existe por los rumores de la eliminación de la cesantía, alimentados por un discurso emitido el 20 de mayo pasado por el general Jorge Pavón, ex jefe de la Junta de Cesantía de la Policía. “Ustedes (dirigiéndose a un grupo de subalternos) se merecen una cesantía, que efectivamente permite el desarrollo de sus familias luego de que se retiran. Y es por eso, señores, que debemos estar unidos, debemos estar con los ojos abiertos porque no debemos dejar, de ninguna manera, que los derechos nuestros sean conculcados por ninguna instancia”, manifestó Pavón en la entrega de un autobús para los policías discapacitados.

Estas palabras encendieron el ánimo del presidente Correa y, según la reflexión de un alto mando de la Policía, que pidió la reserva de sus nombres, sería la razón principal para la destitución de los diez generales de la cúpula.

Tras la renuncia del ex comandante Jaime Hurtado, Pavón, quien también se desempeñaba como director nacional de Personal,  quedó como el sexto general más antiguo de la institución. Por ello fue el tercer oficial en integrar la segunda terna presentada ante el Presidente de la República.

Para dejar a Pavón fuera de la institución, Correa debía escoger al nuevo Comandante de la tercera terna, pero se topó con otro dilema, según una alta fuente policial. Esta terna estaba conformada por los generales Carlos Morales, Sergio Torres y Carlos Flores.

El primero, aseguró el mismo informante, tuvo roces con la Unidad Ejecutora Especializada del Plan de Modernización de la Policía cuando era director general de Logística. Los otros dos tuvieron problemas para su ascenso a generales.

Ante esta situación, el Primer Mandatario escogió al oficial que encabezó la cuarta terna, es decir, Freddy Martínez, y dejó fuera a los otros diez generales.

De ahí que la principal preocupación del nuevo Comandante sea la tensión de los mandos medios y bajos por el tema de la cesantía. “El señor Presidente ha indicado que no existe novedad al respecto (la cesantía (...) No hay absolutamente nada, ese es el mensaje a mis compañeros policías”, dijo ayer.

No obstante, el Comandante también tendrá que enfrentar el disgusto de los mandos medios por la destitución de la mayoría de generales.

“Es algo inédito en la historia de la Policía (...) Mi general Martínez tiene todo nuestro respaldo, pero lo que nos disgusta es el procedimiento. Se ven intenciones políticas. Ese es el sentimiento general. Se fueron generales, con más de 30 años de experiencia. Hay que pensar cuánto ha gastado el Estado en su formación y no se la explotó bien”, manifestó un mayor, que pidió la reserva de su identidad.

Con respecto a la reestructuración del alto mando policial, Martínez no quiso adelantar criterios. “Denme un espacio para organizarnos”, pidió a los medios que lo abordaron tras la inauguración del Primer Curso de Formación para Facilitadores de Escuelas de Seguridad Ciudadana, que se imparte a 79 oficiales, clases y policías en la Facultad de Psicología de la Universidad Central del Ecuador, donde el Comandante estudió su doctorado en Psicología Industrial hace 15 años.

Lo cierto es que para liderar las 17 direcciones de la Policía hacen falta 13 generales y los 22 coroneles con más antigüedad en la institución que ascenderán en agosto.

Rafael Correa
PRESIDENTE
“He visto con tristeza  que un general de Policía en un acto público dio a entender que se iba a eliminar la cesantía (...) no cumplió su rol de general, sino de dirigente sindical mediocre”.

Jorge Pavón
EX PRESIDENTE DE JUNTA CESANTÍA
“Debemos estar unidos, debemos estar con los ojos abiertos porque no debemos dejar, de ninguna manera, que los derechos nuestros sean conculcados por ninguna instancia”.