Fiscalía indaga 16 casos por lavado de activos

30 grandes bienes tienen orden de incautación desde el jueves pasado por el caso Gramínea-Frontera, el más grande de la historia descubierto en Ecuador. La Unidad de Inteligencia Financiera notificó procesos del 2008.

La Unidad de Delitos Financieros de la Fiscalía investiga  16 casos que están potencialmente relacionados al lavado  de activos por un valor superior a los $ 624 millones.

Esto luego  que en el 2008 la Unidad de Inteligencia (UIF), brazo ejecutor del Consejo Nacional contra el Lavado de Activos,  detectara esos casos.
De estos, cuatro están vinculados al narcotráfico (uno por posesión y tráfico, y tres por enriquecimiento). Uno está judicializado y tres  en indagación.

En La Maná, Cotopaxi; Manta, Manabí;  Balzar, Milagro, Daule, Santa Lucía, Guayas; La Concordia, Esmeraldas;  Otavalo, Imbabura; Quevedo, Los Ríos; en la provincia del Azuay;  en Quito y en Guayaquil, los lugareños citan casos de personas que “de la noche a la mañana incrementaron su riqueza de forma por demás evidente”.

Mientras que la Fiscalía determinó que el caso Gramínea es el más grande de la historia del Ecuador por  el número de bienes y por la movilización de dinero.

Para muchos estaba cantado: desde que el Ecuador se dolarizó se convirtió en el paraíso para el lavado de activos, un delito en muchos casos conexo al narcotráfico, pero que está tipificado como delito autónomo en las leyes desde el 2005.

“Hay mucha gente que crece bastante en su economía del 2000 para acá. Es que desde que en el país todo es en dólares este es el paraíso para lavar la plata del narcotráfico en vez de que se apolillen los billetes”, cuenta un hacendado de Santo Domingo de los Tsáchilas.

A él, como a algunos de la zona, les ha llegado la oferta de presentar “un proyecto de inversión” y recibir una suma de $ 300.000 para arriba, a un plazo de dos años  sin intereses.

Explica que en algunos casos, como garantía, se solicita la hipoteca de la tierra. “A veces incluso, te dan a ganar”, comenta, aunque no precisa cuánta gente del sector puede haber aceptado este tipo de propuestas.

Ofertas similares se relatan en algunos cantones de la Costa. Un empresario hotelero de esa zona cuenta que un hombre de buena presencia, que llegó como miembro de un grupo de inversionistas, le ofreció  de $ 2 a 5 millones  para que ampliara sus instalaciones, sin  un papel de por medio.

“Solo dijo que era dinero de Colombia. Y que como tengo propiedades a nadie le llamaría la atención mi aumento de capital”, dice. Además, no debía firmar ningún papel, solo había una exigencia: que se dejara tomar fotos de frente y de perfil de él y su familia.

“Sé que hay gente que aceptó y aquí en el mismo pueblo hay dueños de almacenes que en menos de dos años levantaron grandes edificios”, relata el personaje que no se dejó seducir por la oferta, pues comprendió, como reza el dicho, que “de eso tan bueno no dan tanto”.

Estas ofertas están dirigidas principalmente a personas que han conseguido cierta prosperidad económica o a jóvenes “pilas” que demuestran un potencial de crecimiento. “Si le das plata a un chiro enseguida la autoridad lo va a notar”, es la explicación que le dieron los visitantes al hotelero costeño.

No obstante, en Loja y Santo Domingo de los Tsáchilas empresarios narran algunos casos de “patas al suelo que ahora son palos gruesos” y mencionan la explosión de patios que expenden lujosos carros usados, incluso Hammers, que son ofertados por sus propietarios en   $ 100.000 y 120.000.

En la nueva provincia también comentan que desde hace dos años las farmacias pululan en  calles  de Santo Domingo. En Colombia  las farmacias (Droguerías La Rebaja) fueron una de las maneras que usó el Cartel de Cali para dar “apariencia legal” a sus ingresos.

“Pruébalo, pruébalo…”,  es lo que dicen quienes camuflan el negocio ilícito a través de las farmacias. Así lo afirma Daniela Solano, directora de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), brazo ejecutor del Consejo Nacional contra el Lavado de Activos, creado con la Ley para Reprimir el Lavado de Activos.

En el 2008, en la unidad de  Lavados de Activos estuvo el capitán Carlos Jefferson Navarro, único policía de antinarcóticos  vinculado al caso Huracán de la Frontera. Según la Fiscalía, el oficial facilitó el contacto de Édison Ostaiza con su padre Carlos Alfredo Navarro, quien habría recibido un depósito de $ 30 mil de esta organización.

Esta ley entró en vigencia el 18 de octubre del 2005, cinco años después de que el país había firmado un compromiso de entendimiento en la reunión del Grupo de Acción Financiera de Sudamérica contra el Lavado de Activos (Gafisud) celebrada en Cartagena, Colombia, en el 2000. En el 2006  se detectó  el caso Torres Gemelas,  se detuvo a diez personas, seis de nacionalidad colombiana y cuatro ecuatorianos, entre ellos al líder Hernán Prada Cortez; y se incautaron unas 50 propiedades.

Al momento la UIF analiza los movimientos inusuales e injustificados del sistema financiero sustentado en los reportes que le envían los bancos y las aseguradoras de transacciones mayores de $ 10.000.

No obstante, la labor de la UIF tiene varias limitantes, como lo explica Solano: en Ecuador solo entre el 30%  y el 40% del circulante se mueve a través del sistema bancario, pocas personas tienen cuenta corriente (a través de las cuales es más rastreable el lavado por cheques y transferencias) y de alguna manera dependen de lo que el Oficial de Cumplimiento y las altas instancias del banco reporten.

Otra limitante es que el estándar que se utiliza para el análisis de movimientos inusuales e injustificados es de $ 10.000 para arriba y se ha detectado que en Ecuador  los lavadores  utilizan a los migrantes y a sus familias para la modalidad conocida como “el pitufeo”.

Este sistema consiste en dividir en pequeñas cantidades el dinero proveniente de actividades ilícitas y utilizar un número amplio de personas que prestan  nombre y cédula para acercarse a cobrar el dinero en los  courriers  o empresas de envío de remesas. A cambio reciben pequeñas cantidades de dinero.

“Sabemos que el de los migrantes es un sector vulnerable. Estamos haciendo labores de prevención con esa población y estamos trabajando en una normativa para que las empresas que captan remesas también reporten”, dice Solano.

También se  hacen los ajustes necesarios para que sectores que en la actualidad no deben por ley reportar a la UIF, lo hagan: casinos, notarías, inmobiliarias, constructoras, administradoras de fondos, correos paralelos, entre otros.

LAS PROPUESTAS

En Loja han surgido nuevos ricos, de entre 18 y 28 años. La mayoría es gente de los cantones fronterizos que monta negocios (almacenes, distribuidoras, patios de compraventa) con grandes capitales de dudoso origen.

 “Loja es una de las provincias con mayor solvencia en el Ecuador, quizás tiene el parque automotor más moderno del país ¿de dónde?”, se pregunta un investigador.

 “Yo estuve próximo a abrir un negocio en Esmeraldas, era grande, para montarlo había invertido mucho dinero, pero  nunca nadie me averiguó de dónde yo traía el dinero, y era del narcotráfico”, dice un narco   detenido en El Oro.
   
A sectores del agro se conoce que llegan desconocidos a ofrecer préstamos a bajo interés, lo que en muchas ocasiones cautiva a agricultores que amasan fortunas.