Reparación escolar en colegios fiscales aún está a medias

Aulas en mal estado, baterías sanitarias dañadas, bancas oxidadas y otras falencias se registran aún en algunos planteles. Unos serán intervenidos y otros seguirán en espera. Faltan 27 días para el inicio de clases.

El techo del colegio fiscal Provincia del Pichincha, ubicado en callejón Octavo y 4 de Noviembre, se asemeja a una galleta. Las resquebrajaduras y agujeros, por donde se filtra la lluvia, evidencian su deterioro al igual que las bancas oxidadas, las viejas baterías sanitarias, las paredes despintadas y casi toda su infraestructura.

“Nos remendamos con lo que tenemos para poder seguir adelante”. Lo pronuncia con desazón el inspector general Roberto Sánchez mientras señala lo que fue una puerta de latón y que aún cuelga del marco de la entrada de una de las aulas.

Los azulejos del lavatorio múltiple lucen ya sin color y desportillados. Según Sánchez, la infraestructura, donde funciona el plantel hace 34 años, data de 1955. El mismo tiempo, asegura, que tienen los seis sanitarios, que no están conectados al sistema de alcantarillado sino a un pozo séptico.

La proximidad del periodo de matriculación, que inicia el 16 de este mes, preocupa a las autoridades de algunos colegios fiscales que han esperado por años la ejecución de obras.

En Guayaquil funcionan unos 170 colegios fiscales. De estos, se estima que unos 28 han sido reparados o serán beneficiados con obras. En el 2008, 16 planteles considerados emblemáticos, fueron mejorados por la Dirección Nacional de Servicios Educativos (Dinse). Este año esos mismos planteles entran a una segunda fase de reparación con un monto de $ 2’940.000. También el Municipio y la Universidad de Guayaquil, mediante convenio bipartito, intervendrán en otros 13 colegios con $ 3 millones.

Dinse evalúa
Miguel Yturralde, director regional de la Dinse, dice que realizan evaluaciones para conocer el porcentaje de escuelas y colegios que falta por cubrir.

“En colegios tenemos que hacer estimaciones porque se priorizó la educación básica”, añade Yturralde y precisa que una vez avanzada la infraestructura en las escuelas atenderán a la secundaria.

Destaca además las obras en los emblemáticos y el inicio de la construcción y reparación de otros 12 planteles, entre colegios y escuelas, por $ 2´100 mil. Entre ellos mencionó a los colegios Víctor Hugo Mora, de la coop Pancho Jácome, y Nueva Prosperina, del mismo sector, (parroquia Tarqui).

El Provincia del Pichincha consta entre los trece colegios que se repararán en el convenio bipartito. El fiscal Jorge Icaza Coronel, ubicado en la 24 entre la P y la Q, también está incluido. Ahí la llegada del invierno se convierte en un problema. Las goteras y las filtraciones de agua del tumbado y las paredes provocan pozas en oficinas como colecturía y laboratorios de computación y mecanografía.

“Parece que se va a caer”, expresa Fernando Cazares, colector del plantel, mientras baja de uno de los bloques y su mirada se fija en la base de la escalera de cemento del piso superior que está mohoso y con grietas. El piso erosionado en una de las aulas de octavo año de básica y el desprendimiento de las bisagras de las puertas de algunas aulas se suma a las deterioradas bancas que usaron los alumnos hasta enero pasado.

Cazares intenta recordar cuándo fue la última adquisición de pupitres. “Tengo 20 años y la última compra fue en el 96”, sostiene al indicar que cuando había autogestión de los padres se logró construir aulas y pagar servicios básicos.

Maestros y padres con esperanza
“Esperemos que nos atiendan”, dice Cazares. Lo mismo esperan las autoridades del colegio fiscal José Joaquín de Olmedo, en Cuenca y Gómez Rendón. La expectativa la mantiene la vicerrectora Martha Aguirre, quien recibió el pasado lunes la visita de la Dinse.

Ahí la maleza y la basura se han “anidado” en una piscina, ubicada en el área izquierda del patio, que dejó de funcionar hace más de 30 años. Las baterías sanitarias, señala Aguirre, necesitan reparación urgente.

Hasta el año pasado el plantel acogió a 1.500 alumnos. “Si tuviéramos buenas las instalaciones aceptaríamos más estudiantes”. Ella sugiere que en el área de la piscina el Dinse levante un bloque con más aulas. En el 2008, 16 escuelas fueron zonificadas a esta institución.

Las clases, que empiezan el 1 de abril, también generan inquietud. “Empezaremos conforme la disposición del Ministerio”, señala Hoover Rodríguez, subdirector (e) del centro educativo matriz G-5 isla Trinitaria, mientras camina con cuidado por el patio de la escuela fiscal mixta Nº 390 Círculo de Periodistas del Guayas para evitar resbalarse por la lama verde y el agua empozada llena de gusarapos. El plantel, que posee hasta tercer año de básico, fue intervenido por el convenio tripartito (Municipio, Universidad y Ministerio), pero hay un bloque de aulas que presenta filtraciones de agua.

Mónica Franco, subsecretaria regional de Educación, manifiesta que las obras en la parroquia Tarqui permitirán ampliar la cobertura educativa.

Cifras: Escolares
264 locales. Es la cifra de intervenciones del 2007 y 2008, del Municipio y Universidad de Guayaquil y Ministerio de Educación.

16 emblemáticos. Es la cantidad de colegios reparados por la Dinse en el 2008. Este año serán mejoradas 12 escuelas y colegios por $ 2’100.000.

140 instituciones. Es el número de obras este año: 100 con el convenio Dinse y 40 por U. de Guayaquil y la Dinse.

240 colegios. Es el número de planteles en Guayas. En Guayaquil, hay unos 170.