Dos mujeres batallan para salvar el mayor lago del mundo

El lago de agua dulce más grande y profundo del mundo se está volviendo más cálido, más sucio y más atestado.

Lyubova Izmestieva está registrando esos cambios insidiosos. Marina Rijvanova los está combatiendo. Y la suerte de uno de los ecosistemas más raros del mundo, una joya turquí en la vasta taigá siberiana, está en juego.

Durante siglos, el lago Baikal ha inspirado asombro y, más recientemente, apasionados defensores. Con más agua dulce que todos los Grandes Lagos de Norteamérica combinados, y hogar de 1.500 especies de plantas y animales no hallados en ninguna otra parte del planeta, el Baikal ha sido llamado la Perla Sagrada, la Perla de Siberia e incluso los Galápagos de Rusia.

Pero esas prístinas aguas, que en algunas partes alcanzan 1.600 metros de profundidad, están amenazadas por fábricas contaminantes, una instalación de enriquecimiento de uranio, la tala de árboles y el calentamiento global. La lucha se ha vuelto feroz, y Rijvanova, una activista ambiental, dice que las autoridades incluso acosaron a su hijo para obligarle a participar en un ataque violento contra su grupo.

Turistas, la mayoría de ellos rusos beneficiados por la nueva prosperidad, están acudiendo al lago, llenando las playas, construyendo casas de vacaciones y cambiando la ecología. Nuevos balnearios están apareciendo. Hay más pescadores, cazadores y lanchas.

La importancia del lago va más allá de las fronteras rusas: su tamaño y su fragilidad, dicen ambientalistas, le hacen una especie de caso de prueba para otras reservas de agua dulce en el mundo.

Hoy, el lago cercano a la frontera con Mongolia contiene la quinta
parte de las reservas de agua potable del mundo, suficiente para
proveer seis vasos de agua diarios a los 7.000 millones de habitantes
de la Tierra durante los próximos 6.000 años.

El Baikal es el mayor lago del mundo. Es una reserva ilimitada y fuente de agua que toda la humanidad puede beber sin necesidad de purificación, dice Izmestieva, bióloga, al igual que su madre y su abuelo. Este es un regalo invalorable para todo el mundo, en Bolshiye Koty o Florida ... o Kansas.