Sábado 16 de agosto del 2008 | 13:00 Política

Aldhu critica detención de jóvenes que escribieron grafitis contra Iglesia

EFE | QUITO

La Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos (Aldhu), con sede en Quito, emitió hoy una advertencia sobre el peligro que representa la adopción de acciones de persecución "que violan los derechos fundamentales de personas" que cometieron "contravenciones menores".

La advertencia la realizó en referencia a la detención, esta semana en Guayaquil, de cuatro jóvenes que fueron sorprendidos realizando grafitis en contra de la posición de la Iglesia, que critica algunos artículos del proyecto de Carta Magna que se someterá a un referendo el próximo 28 de septiembre.

La Aldhu criticó la actuación de las autoridades Municipales de Guayaquil, "en el sentido de persistir en la detención ilegal de jóvenes (...) que fueran detenidos el jueves de madrugada, por policías metropolitanos, cuando pintaban consignas políticas".

La Aldhu identificó a los detenidos como Andrés Villalba Becdach, José Miguel Benítez, Álex Vial Araujo y Víctor Hugo Vial Araujo.

"La infracción de pintar consignas en muros públicos, es una falta menor, sin embargo, estos jóvenes llevan ya varios días encarcelados y sometidos a presiones indebidas por parte de las autoridades municipales", señala un comunicado de Aldhu.

Para la asociación, esas autoridades "se han empeñado en agravar" el encarcelamiento de los jóvenes, "agregándoles acusaciones delictivas motivadas exclusivamente en la escalada de hostilidades desatadas en relación al próximo referéndum".

El secretario General de la Aldhu, Juan de Dios Parra, recordó, además, que el pasado domingo, policías municipales de Guayaquil, supuestamente, detuvieron "ilegalmente y golpearon al periodista Manfredo Valdez Zeballos".

Según la Aldhu, la detención se dio "por repartir volantes a favor del Sí (en el referendo), advirtiendo que exacerbar artificialmente un clima confrontacional en el país, puede engendrar acciones y reacciones que deriven en violencia y enturbien indebidamente la campaña cívica del referéndum".

Parra formuló un llamamiento a las autoridades políticas de Ecuador "a empeñarse en alentar un clima de respeto cívico, altura de ideas y responsabilidad democrática que facilite la reflexión ciudadana en un clima de paz y civilizada convivencia de cara al próximo referéndum".

De su lado, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, que aboga por el "Sí" con miras al referendo, agradeció hoy el apoyo de los jóvenes a esa postura, pero ratificó que afectar la propiedad ajena no es la manera de hacer campaña.

Sin embargo, destacó que no rechaza totalmente la práctica del grafiti, a la que calificó de "un arte" y recordó varias ironías finas que ha leído escritas en las paredes de la capital ecuatoriana relacionadas con políticos y campañas electorales.

"Soy un grafitero frustrado. Siempre quise hacer grafiti pero nunca tuve la oportunidad", señaló Correa en su programa sabatino de radio, en el que reveló que una de las pintadas que le hubiese gustado hacer se referían a los ex presidentes Gustavo Noboa, conocido por contar chistes, y a Abdalá Bucaram, que solía cantar.

"Gustavo Noboa es al chiste lo que Abdalá Bucaram es al canto", es el grafiti que Correa hubiese querido escribir, según lo reveló hoy al asegurar que los chistes que hacía Noboa eran "agrísimos".

El jefe de Estado insistió en que el grafiti es un arte, pero no se puede atentar contra la propiedad privada, injuriar a las personas, ni atentar contra templos o municipios.

"Sepamos respetar al prójimo", dijo al anotar, no obstante, que la derecha y los grupos de oposición están usando el grafiti como mecanismo de propaganda con miras al referendo en el que los ecuatorianos aprobarán o rechazarán el proyecto de Carta Magna redactado por la Asamblea Constituyente.

Política

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.