Sábado 03 de noviembre del 2007 El País

Salasacas mantienen tradiciones indígenas en Día de los Difuntos

SALASACA, Tungurahua | Wilson Pinto

http://src.eluniverso.com/2007/11/03/0001/12/files/11-03-07-a09-012500.jpg

SALASACA, Tungurahua. Colada morada, guaguas de pan y cuyes, son los principales alimentos que comparten las familias en su visita al cementerio.

Comida y bebidas llevan las familias al cementerio para compartir con los difuntos.

La parroquia Salasaca, del cantón Pelileo, al oriente de la provincia de Tungurahua, es la parroquia indígena en donde son más notorias las costumbres ancestrales para la recordación del Día de los Difuntos.

Decenas de familias se reúnen al pie de las tumbas de sus seres queridos para compartir los alimentos que más les gustaban a quienes les antecedieron en la partida de este mundo, lo que acompañan con un vaso de vino.

Desde muy temprano de cada 2 de noviembre comienzan a llegar al cementerio en vehículos o a pie desde diferentes partes, no solo de la parroquia, sino incluso de otras provincias del país y exterior.

Todos llegan cargados de alimentos, los más comunes son cuy, conejo, papas, pan, mote y habas hasta reunirse todos los miembros de cada familia. Para servirse todos comparten de cada porción.

Alrededor de quince miembros de la familia Masaquiza-Jerez asistieron al cementerio parroquial “para compartir no solo los alimentos, sino también alegría”, dijo Marcia Masaquiza, quien asegura que esta costumbre es anterior a la llegada de los españoles a América como una forma de venerar a quienes dejaron esta tierra.

Explicó que para los pueblos indígenas, como el Salasaca, que aún conserva esta costumbre, la conmemoración del Día de los Difuntos es la relación con sus ancestros, la tierra, la divinidad y con todo lo que les permite estar en armonía con la vida misma, por lo que afirma que se sienten orgullosos de conservar las costumbres y tradiciones de los antepasados.

Gloria Masaquiza también llegó cargando sus alimentos y acompañada por su hija Zoila Pilla y su nieta Cinthia Masaquiza, por lo que advierte que en Salasaca esta tradición se mantendrá en el tiempo, porque así como hicieron sus padres, ahora ella se encarga de transmitirla a su descendencia e igual espera que hagan con los que vendrán después.

No obstante, al otro extremo de la provincia de Tungurahua, en la parroquia Santa Rosa, que también tiene influencia de población indígena, María Melchor Agualongo y Simón Chango, dicen que la modernidad le está ganando a las costumbres y tradiciones de los ancestros en el Día de los Difuntos, “casi ya nadie lleva la colada morada o las guaguas de pan para compartir con los muertos en las visitas al cementerio”, dijo.

Chango aseguró que especialmente los jóvenes poco a poco se alejan de estas costumbres, advierte que ahora ni siquiera visitan los cementerios. “Antes cocinábamos cuyes, conejos, pan y colada morada para compartir con otras familias, pero en la actualidad apenas si se hace en cada familia”.
El País

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.